X

Denunciaron por acoso sexual al intendente de Estancia Grande Reynaldo Pastor

La presentación fue realizada por una empleada municipal que afirmó que intentó besarla, le ofreció dinero a “cambio de algo” y buscaba una “relación”. El viernes habrá una marcha.

La denuncia fue radicada en la dependencia policial de la localidad.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 21/11/2018 13:57
PUBLICIDAD

La semana pasada, una joven de 20 años denunció por acoso en la comisaría de Estancia Grande al intendente de Unidad Justicialista, Reynaldo “Nano” Pastor.

El hecho ocurrió el martes 13 entre las 10 y 11 mientras trabajaba en dependencias del municipio cuando el jefe comunal la invitó a una habitación a hablar y “hacerle una pregunta”.

Previamente, contó que había sido enviada por otra empleada al sector de costura donde debía acomodar algunas prendas. Tras de cruzarse con “Cacho”, un trabajador del lugar que le indicó qué tarea hacer, se quedó sola y allí fue cuando ingresó Pastor.

Según consta en la exposición policial que hizo un día después, el intendente se acercó, la tomó de la mano y le dijo “vení que tengo un regalito para vos”. Le abrió el puño y le entregó un billete de $1 mil.

Más allá de no recordar las palabras exactas por “los nervios”, explicó que por ese dinero debía “entregar algo de su parte”. Seguidamente, la abraza e “intenta dar un beso” pero logró soltarse y decir que no.

“Sentémonos a hablar, que la diferencia de edad no impida tener una relación, fíjate, pensalo y después decime”, fueron las palabras elegidas por el dirigente del Partido Unión y Libertad (PUL) y ex ministro del Campo para seguir insistiendo.

Luego de que se retiró Pastor de la habitación, la joven se puso a llorar, terminó su turno y se retiró. El miércoles 14 regresó a su trabajo y presentó la renuncia.

La primera que se enteró de esta noticia fue la madre de la joven que se dirigió hasta la oficina del intendente para preguntar qué había ocurrido. Le “ofreció disculpas” pero la chica afirmó que “nunca quiere cruzarse con él por temor a lo que pueda pasar”.

Un familiar de ella, Marisol Funes, indicó que “no es la primera vez que suceden este tipo de abusos por parte de Pastor” y que “otras chicas ya lo sufrieron”.

“Hoy está encerrada en la casa y no quiere salir a la calle, vive llorando y cuando la llamo no puede hablar por la angustia”, sostuvo Flores en diálogo con Radio Nacional.

Para el próximo viernes tienen planeado realizar una marcha hasta el edificio municipal.

“Esto no es nada político ni algo de campaña, solo esperamos que no se vuelva a repetir”, concluyó.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR