X

Hugo Rossi asumió la presidencia de la Unión Cívica Radical

El dirigente villamercedino tomó el timón del partido durante un acto que contó con la presencia de las principales autoridades de las fuerzas políticas de la oposición. “No venimos a romper absolutamente nada, venimos a construir”, prometió.

José Riccardo formalizó el traspaso del mando.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 24/11/2018 02:52
PUBLICIDAD

La asistencia de los invitados especiales fue toda una señal para la conducción de Hugo “Pipo” Rossi que presidirá el radicalismo en un año en el que estará en juego el futuro de San Luis.

Anoche pasadas las 20:30 se realizó la puesta en funciones de la cúpula partidaria que surgió de las elecciones internas del 28 de octubre, en las que se impuso por un poco más de cincuenta votos. José Riccardo entregó el mando.

El senador Nacional, Claudio Poggi y el intendente capitalino, Enrique Ponce fueron los invitados especiales que se dieron cita en la céntrica y refaccionada Casa Radical. Se leyeron los mensajes del gobernador de Mendoza y jefe partidario Nacional, Alfredo Cornejo; Ricardo Alfonsín; el senador Nacional, Julio César Cobos; el presidente del PRO, Charly Pereira y la diputada Nacional, Karina Banfi.

En medio de aplausos y cánticos, Rossi reconoció a Riccardo por entregar la sede “puesta en valor” y aseguró que “la casa está en orden”.

Riccardo con las autoridades que entraron en funciones.

A su vez agradeció por estar “compartiendo esta fiesta de los radicales” a Poggi y a su “viejo amigo y compañero universitario”, Enrique Ponce.

Rossi ratificó el compromiso “por la doctrina y la historia de la UCR” y por el “rumbo que hemos señalado durante 35 años en la provincia”.

Claudio Poggi y Enrique Ponce fueron los invitados especiales a la asunción.

Por ello aprovechó para “convocar” a todos los actores que quieran “construir una alternancia posible que sea la causa que abrace el pueblo de San Luis”.

“No venimos a romper absolutamente nada, venimos a construir”, aseguró.

Poggi saludó a Hugo Rossi.

En la misma línea planteó que la UCR perseguirá un rumbo “sin creerse nadie más importante que nadie, sin creer que nuestro partido es más importante que los otros”.

“Tenemos que lograr que se pierda el miedo al cambio en San Luis. Es tiempo de dar respuestas de la democracia”, remarcó el dirigente.

“Creo que es hora de que nos juntemos todos, pongamos lo mejor de nosotros, de que avancemos con el coraje que hemos resistido estos 35 años al gobierno de los Rodríguez Saá”, sostuvo.

Agúndez, Bonino y  Ceballos, los ex presidentes del partido que impulsaron a Rossi.

De entrada dio una señal que puede perfilar su mandato al anunciar que va a constituir “una mesa de acción política a la cual vamos a convocar a todos los expresidentes de la UCR”. Fue un gesto dirigido esencialmente a Jorge Agúndez, Miguel Bonino y Walter Ceballos, los ex jefes partidarios que lo promovieron al Comité Ejecutivo. Los tres estuvieron en primera fila.

José Riccardo concentró su discurso en “tres o cuatro ítems” que fueron el “objetivo de trabajo” en los dos últimos años entre los cuales sostuvo el “ordenamiento institucional” que le permitió entregar la entidad “absolutamente normalizada”.

En segundo lugar habló de “sostener y acrecentar el capital representativo” de Avanzar y Cambiemos en los distintos cargos provinciales.

“Esto ha sido un esfuerzo mancomunado de todas las divisiones y de todas las posturas que ha habido en cada momento donde se disputa el poder político”, enfatizó.

Riccardo destacó que el trabajo junto a otros partidos políticos opositores permitió “interponerse a la arbitrariedad política” del Gobierno de Rodríguez Saá.

No dejó pasar la oportunidad de mencionar que “el año pasado asistimos a un hecho singular en la vida política de la UCR que fueron nuestras batallas judiciales”, aunque prefirió “no entrar en detalles”. Se refirió así a las presentaciones de Agúndez que afectaron al frente opositor en plena campaña electoral.

“Si quiero decir que la UCR ha logrado que se respete su vida interna”, remató Riccardo.

No faltó prácticamente nadie a la cita. Fueron de la partida el rector de la UNViMe, David Rivarola; el responsable de la Agencia Territorial, Juan Castillo; el director del PAMI, Héctor Urquiza; el intendente de Santa Rosa, Miguel Postiguillo; el delegado del Enacom, Jorge Lucero; los diputados provinciales Alejandro Cacace, Ricardo Lemme, Juan Manuel Rigau, Elena Pastor, Nelly Carlomagno, Ariel Barrozo y Ricardo Giménez y el secretario Legal y Técnico de la UNViMe, Roberto Pagano. A ellos se sumaron los concejales Guillermo Araujo, Celeste Aparicio y Javier Suárez, el dirigente de Avanzar, Ricardo Endeiza, funcionarios de la Municipalidad de San Luis y el ex rector de la UNSL y ahora dirigente del GEN, Germán Arias, entre otros.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR