X

Entró a robar a una panadería, un cliente lo inmovilizó con una toma de jiu-jitsu y otro lo golpeó sin parar

El frustrado asalto en un local de San Isidro quedó grabado por una cámara de seguridad.

Entró a robar a una panadería, un cliente lo inmovilizó con una toma de jiu-jitsu y otro lo golpeó sin parar.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 28/11/2018 13:12
PUBLICIDAD

El hombre, de unos 30 años, estuvo varios minutos en la puerta de una panadería de la localidad bonaerense de Villa Adelina. Hasta que se decidió, entró y caminó derecho hacia la caja para someter a la empleada. Era un asalto pero no llegó a concretarlo. Los clientes lo redujeron a golpes.

La inesperada secuencia ocurrió el domingo pasado a la hora de la siesta. La cajera fue la primera en reaccionar al empujar al ladrón. Entonces se hizo cargo de la situación un hombre que compraba habitualmente en la panadería. Lo zamarreó y lo tiró al piso. “Pensé que estaba armado”, explicó Leandro esta mañana en TN.

Tampoco sabía si algún cómplice del delincuente podía estar esperando afuera. Por eso, para evitar que lo atacaran por la espalda, mientras forcejeaba con el sujeto trataba de colocarse contra la vitrina, de frente a la puerta.

“Hubo mucha confusión”, sostuvo el cliente. Es que mientras que algunos de los que estaban en el local creían que se estaba peleando con alguien que conocía y trataban de separarlos, otros pretendían linchar al delincuente. “Lo tuve que sacar en un momento para que no le pegaran entre todos”, destacó.

El ladrón no pudo hacerle frente a los vecinos. Lo retuvieron en el piso hasta que llegó la policía unos minutos después. “Parece que tenemos que defendernos entre nosotros ante estas situaciones”, dijo la empleada a los medios locales.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre:

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR