X

La broma del Papa con un nene que irrumpió en una audiencia: “Es argentino, indisciplinado”

El pequeño, que tiene trastorno del espectro autista, subió al escenario mientras el Papa hablaba y se puso a jugar.

Un niño mudo roba al papa Francisco el protagonismo en la audiencia general.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 28/11/2018 16:57
PUBLICIDAD

Wenzel Eluney es un nene argentino de siete años que captó la atención de todo el público durante la audiencia general que el papa Francisco llevó a cabo en Aula Pablo VI.

El chico, que padece trastorno del espectro autista, se encontraba sentado en las primeras filas de la sala hasta que en un momento se alejó de su madre para subirse a la zona donde el Papa celebraba la audiencia y se puso a jugar y a correr alrededor de uno de los guardias suizos del lugar.

Su madre trató de llevarse a su hijo a su asiento pero no pudo y le explicó a Francisco que eran argentinos que residen hace unos años en Italia y que el chico tiene TEA que le impide hablar. El Papa le dijo a la mujer que dejara que el nene jugara allí. Después el Pontífice se dirigió al arzobispo Georg Gaenswein y le dijo con una sonrisa: “Es argentino… indisciplinado”.

Hasta su hermana pequeña intentó bajar, sin éxito, al nene del escenario después de que estuviera varios minutos corriendo. Durante los saludos a los fieles volvió a bromear al decir que el pequeño era “indisciplinadamente libre”. “Pero es libre y esto me ha hecho pensar ¿Soy yo libre? ¿Soy yo libre ante Dios? Ante Dios, todos tendríamos que tener la libertad de un niño delante de su padre”, manifestó.

“Wenzel estaba un poco aburrido y, sin esperanza de que fuera a hacerlo, le dijimos que si quería saludar al Papa, que fuera. ¡Y no lo pensó dos veces: fue!”, explicó su padre al salir de la misa a los medios. La madre contó que Wenzel Eluney tiene “un autismo bastante grave, no verbal” y que “nunca obedece”, pero que cuando le dijeron en broma que fuera a saludar al Papa “se largó”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR