X

La Mole y la Bestia, los súper autos del G20

Cómo son los autos en los que se trasladan Trump y Putín.

La bestia, las ventanas tienen un grosor de 127 mm y las puertas de casi 254 mm.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 30/11/2018 11:47
PUBLICIDAD

Ahora que Donald Trump y Vladimir Putin están en la Argentina, sus autos también serán protagonistas de esta cumbre G20. Es que las medidas de seguridad con las que cuentan uno y otro para trasladarse sobre tierra son dignas de una película de ficción.

La Bestia

La limusina de Donald Trump es un tanque con apariencia de auto alargado. El presidente de los Estados Unidos lleva a cabo sus viajes presidenciales a bordo de un Cadillac One construido por General Motors que hace labores de seguridad, comodidad y atención médica.

Gran parte de las especificaciones es información clasificada por razones de seguridad. Pero se sabe que está totalmente equipado con blindaje de tipo militar con carrocería construida en aluminio, acero y titanio, capaz de resistir disparos de cohetes y ataques con armas químicas.

Las ventanas tienen un grosor de 127 mm y las puertas de casi 254 mm. Posee neumáticos tipo Run Flat que le permiten, en caso de sufrir disparos, avanzar hasta 100 kilómetros a toda velocidad.

Sólo la ventana del presidente y la del chofer se pueden bajar, las otras son fijas. Debido al grosor y oscuridad del vidrio, la mayor parte de la iluminación natural se ve reducida, siendo compensada con un sistema de iluminación fluorescente.

El automóvil tiene capacidad para siete personas. Los asientos delanteros (2 personas) poseen una consola con un centro de comunicaciones. Una pantalla de cristal divide la parte frontal con la posterior, y sólo puede ser activada desde el mando presidencial. Los tres asientos posteriores que miran hacia el fondo cuentan con la posibilidad de ser plegados. Los dos asientos posteriores están reservados para el presidente y un acompañante, pudiendo reclinarse individualmente.

Una mesa plegable se encuentra entre estas dos filas de asientos. Los compartimientos del interior contienen un equipo de comunicaciones que interfiere las señales de celular en un amplio rango.

En caso de que el mandatario sufra un atentado, en el interior del vehículo hay almacenada sangre del mandatario para transfusiones de emergencia.

El Cadillac One ronda las siete toneladas de peso, es decir, tanto como un elefante de tres metros de altura.

La Bestia viaja siempre con el presidente, y lo hace en una aeronave oficial del Gobierno de Estados Unidos.

De Rusia, la Mole

La limosina que traslada al presidente de Rusia, Vladimir Putin, no se queda atrás.

Es un Aurus Senat, un nuevo vehículo blindado con 6.70 metros de largo, que -dicen algunos- opaca a la ya conocida “Bestia”.

La limousine rusa demandó seis años de desarrollo, durante los cuales fue conocida como Proyecto Kortez. El vehículo llegó a ser visto durante los partidos finales del Mundial de Rusia.

El fabricante de vehículos artesanales de lujo Aurus tiene una larga tradición como proveedor oficial del Gobierno ruso. Es la firma continuadora de las famosas limousines Zil, de los tiempos de la Unión Soviética.

Quien tuvo un rol fundamental es la firma germana Porsche, que se encargó de adaptar el motor V8 4.4 biturbo de los Cayenne y Panamera para este proyecto. Entrega una potencia de 600 caballos, que alcanzan para mover con cierta soltura a la mole de seis toneladas de peso.

El blindaje es tan espeso que es capaz de soportar explosiones de bombas, disparos de tanques y hasta ataques con armas químicas. Su cabina es hermética y cuenta con una provisión de oxígeno para que sus ocupantes puedan permanecer encerrados y con vida durante varias horas.

Además, los rusos copiaron una idea del Cadillac One: la Aurus cuenta con una reserva de sangre del propio Putin, para realizarle una transfusión en caso de necesidad extrema.

El diseño es completamente original, aunque en la limousine rusa se advierten algunos rasgos inspirados en el Rolls-Royce Phantom, en las limousines Chrysler 300CL y hasta en el anterior auto presidencial de Putin: el Mercedes-Benz S 600 Pullman.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR