X

Apuestan a una “buena” temporada turística a pesar de la crisis y la ausencia del Estado provincial

Más allá de todos los avatares, las cámaras del sector mantienen el optimismo. Los precios subirán entre un 15% y 30%.

Potrero de los Funes.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 02/12/2018 01:55
PUBLICIDAD

Los empresarios a la hora de hacer un análisis de la coyuntura tienen en cuenta dos aspectos. Por un lado, el complejo escenario económico nacional que en un punto podría ser una “ayuda” porque se estima que disminuirá la cantidad de argentinos que elegirán el exterior a raíz de la escalada del dólar. Y por el otro, la ausencia de un interlocutor con el Gobierno provincial para encarar una estrategia conjunta, aunque este problema no lo reconocen definitivamente para no generar “ruido” en la relación.

El Chorrillero hizo un relevamiento con los presidentes de las asociaciones hoteleras gastronómicas de San Luis, Villa Mercedes y Villa de Merlo para conocer cómo se plantea la temporada, cuál será el aumento en los precios y cuáles son las medidas que se desarrollan para atraer turistas.

En general sostuvieron que no es posible delinear un pronóstico definitivo respecto a los resultados dado que el contexto es “incierto”, pero remarcaron que se apuntará al turismo que no viajará más allá de las fronteras de la Argentina. Estiman que será “una buena temporada”.

Delimitaron los posibles porcentajes de actualización de los precios entre un 15% y 30%, cifras que según advierten “no son las reales” sino que se trazaron para no provocar un impacto contundente en el bolsillo.

Las asociaciones hoteleras no tienen injerencia directa en la determinación de los porcentajes, sino que aconsejan a los empresarios mantener la “razonabilidad”.

En este sentido una de las principales estrategias que emplearán para seducir a los turistas son las promociones, ofertas y posibilidades de servicios que signifiquen un ahorro para los visitantes.

Para ejemplificar, propondrán que el turista pague un día menos del total de la estadía. Pretenden que el turista se quede “hasta una semana”.

En cuanto al sector gastronómico la intención es que se establezcan opciones de menús fijos y de precios accesibles. Lo cierto es que reconocen que el panorama establece un manto de “incertidumbre”, ya que se ven obstaculizados por el contexto general de la economía y la ausencia de un plan por parte del Gobierno provincial.

El gobierno de Alberto Rodríguez Saá se caracteriza por la inestabilidad en la cartera de Turismo. En total han pasado cuatro ministros en tres años de gestión.

Desde diciembre de 2015 a mayo de 2016 el ministerio de Turismo y Las Culturas estuvo a cargo de Liliana Bartolucci. En agosto de 2016 asumió Daniel Orlando, cuyo paso quedó signado por eliminar de la agenda el Carnaval de Río y el Tour de San Luis. En diciembre de ese mismo año fue desplazado y volvió a la intendencia de Potrero de los Funes.

En su lugar asumió Héctor Mazzina, quien dejó el cargo en medio de la crisis que provocó en el Gobierno la derrota de las PASO en agosto del 2017. Le dio paso al empresario hotelero villamercedino, Aldo González Funes que ocupó el cargo desde entonces, y en octubre de este año fue despedido

“La única provincia que no tiene un ministro o secretario (en funciones) en estos momentos es San Luis. A las puertas del inicio de temporada sería necesario un nombramiento, necesitamos un interlocutor válido para plantear las inquietudes del sector”, respondió ante una consulta el presidente de la Asociación Empresaria, Hotelera, Gastronómica de San Luis, Ricardo Demarco.

Ricardo Demarco.

El presidente de la Asociación Hotelera y Gastronómica de Villa Mercedes, Hugo Ledesma señaló que “cada uno se salva como puede” ya que al no existir un nexo entre el Estado y los privados, estos solos no son muchos los resultados que pueden obtener.

“Todo está relacionado, los privados y el Estado van de la mano, si esto no sucede no se podrá hacer nada. El único lugar que no necesitó del Estado fue Merlo, ellos siempre trabajaron solos, se iban a Buenos Aires con un maletín a promocionar la ciudad, por eso creció y hoy por hoy tienen más capacidad hotelera que toda la provincia junta”, analizó Ledesma que hasta hace unos meses integró el gabinete de González Funes como jefe de Programa Eventos del Gobierno provincial.

El presidente de la Asociación Hotelera Gastronómica de Merlo, Fabián Botta, mantuvo el mismo análisis y concedió que la acefalía en Turismo incide en la actividad, particularmente por la cercanía de la fecha de apertura de la temporada.

“Nos afecta porque estamos en la diagramación de lo que se va a hacer, las promociones que se pueden llevar adelante a través del ministerio, los diferentes eventos; y ahora nos encontramos con incertidumbre (…) nos gustaría tener un ministro de Turismo a esta altura, desarrollar una apertura de temporada, pero no sabemos cuál es la política que tomará el ministerio”, graficó.

Recursos para promocionar los destinos

Sin la presencia activa del Gobierno, las cámaras recurrirán a sus propias estrategias.

“Ahora se usa mucho el tema de las redes sociales, también se harán difusiones en la plataforma web de la intendencia, siempre trabajando en conjunto con la Provincia y el Municipio. Además se aprovechan los eventos nacionales, como el caso del cierre de la Fehgra en la ciudad de Córdoba”, explicó Ledesma.

Merlo se suma a las redes sociales, plataformas digitales y publicidad en los medios. También aprovechan la promoción en los diferentes encuentros que se desarrollan en el país.

Fabián Botta.

Si bien todos coinciden en que la ausencia de San Luis en la última edición de la Feria Internacional del Turismo (FIT) no incidirá rotundamente en el número de turistas que visiten la provincia, admiten que se dejó pasar una oportunidad para promocionar los destinos.

“Personalmente hubiera asistido porque es una feria a la que va gente de diferentes lugares de la región, incluso EE.UU., México, Nicaragua, Panamá, Costa Rica, entre otros. No creo que impacte, pero es una ayuda”, indicó Ledesma.

“Estábamos acostumbrados a estar presentes todos los años. Esta vez lo tomamos como una cuestión política ya que es netamente la decisión del gobernador y la respetamos. Tampoco ha movido mucho la aguja ya que no es una garantía que a través de la FIT logremos una convocatoria importante”, añadió Demarco.

Por su lado Botta puntualizó que para Merlo la FIT tiene relevancia, al punto de que “con mucho sacrificio” se presentaron este año para representar a la villa.

“Todos apuntamos a estar en feria. Hicimos un gran esfuerzo para participar y no sólo se promocionó a Merlo sino que también a la provincia. Era algo que tratamos de salvar, incluso nos sumamos a otros eventos similares; no se comparte la decisión del Gobierno pero se respeta”, reflexionó.

El caso de Villa Mercedes

La ciudad de la Calle Angosta se presenta como un caso diferente del resto de las ciudades turísticas porque está experimentando recientemente el mercado a raíz de obras como La Pedrera, el Molino Fénix y el desarrollo de los museos.

Tal es así que no cuenta con una capacidad hotelera suficiente para cubrir eventos de gran convocatoria o un flujo masivo de turistas. Asimismo están trazando una opción gastronómica.

Para Ledesma, más allá de la realización de las grandes obras se precisa diagramar un trabajo organizado a lo largo del año tanto para la difusión como para la organización de los distintos eventos. De acuerdo a lo que definió, la clave villamercedina está en la fiesta de la Calle Angosta.

“Tenemos un potencial muy grande que debemos saber promocionar y se llama Calle Angosta. Desde la asociación hace muchos años que buscamos que se declare de interés nacional, de hecho fuimos los precursores en pedirle a la intendencia que le otorguen este título”, dijo.

Hugo Ledesma.

Según Ledesma, que se le imprima el rótulo de “interés nacional” ayudaría a lograr la televisación en todo el país y la concurrencia de números artísticos de primer nivel, tal como ocurrió en el año 2001 cuando llevaron a Horacio Guarany y televisaron las dos noches.

“Calle Angosta no es Cosquín, es una calle a la que se canta hasta en Japón, es un sentimiento, le canta el mundo, pero si no sabemos vender con esta obra faraónica que se ha hecho…”, expresó.

“Hay que sacarse la mentalidad de que la Calle Angosta es una peña para los mercedinos, lo principal es explorar Calle Angosta a alto vuelo, jugarse todo”, finalizó.

Lo cierto es que más allá de las dificultades que afrontan de cara a la apertura de la temporada, las asociaciones hoteleras se preparan con optimismo.

 

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR