X

Fabián Cabrera, el hombre que hace 19 años vende plantas en el centro puntano

Las flores que posiciona en su bicicleta conforman el paisaje cotidiano de la calle San Martín.

“Trabajar en esto me pone la piel de gallina, estar constantemente con la gente es hermoso".
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 02/12/2018 14:29
PUBLICIDAD

En su contacto con la gente brinda cátedra en el arte del cuidado de las plantas: “Trabajar en esto me pone la piel de gallina”.

Cada mañana la calle San Martín, a metros de Pringles, se tiñe por los colores y los aromas de las plantas que vende Cabrera (50), desde hace casi dos décadas.

El “plantero”, como él mismo se define, es oriundo de Buenos Aires pero desde su adolescencia reside en San Luis.
El procedimiento comercial que practica es simple al igual que su trato con aquellos que le preguntan cómo hacer un injerto o cómo darle vida a las flores dañadas por el frío: consiste en una austera bicicleta que posiciona estantes con una amplia gama de opciones botánicas; las que van desde plantas de interiores y exteriores, hasta aromáticas y acuáticas.

En un compendio de ocho viveros produce las especies que luego traslada hacia el centro para su comercialización. Su esposa y su hija adolescente lo ayudan en el cuidado de las plantas que tanto ama.

“Yo le hablo a las plantas, ellas son seres vivos, sienten, sufren, por eso cuando vengo en mi bicicleta les digo: ‘Chicas, no se hagan problema, van a salir y van a ir a otro lugar donde van a estar bien cuidadas’ ”, describió sobre su profunda dedicación en diálogo con elchorrillero.com.

Pero Cabrera no sólo se dedica a la venta, sino que realiza una especie de consultoría cuando sus clientes le traen fotografías de plantas dañadas, o directamente le llevan la especie, como si se tratara de un paciente.

Las flores que posiciona en su bicicleta conforman el paisaje cotidiano de la calle San Martín.

Bajo las indicaciones de los cortes minuciosos que deben efectuar para revitalizarlas, sus consejos son verdades absolutas para los amantes botánicos; sus palabras simulan las de un maestro en el arte del bonsái.

Cabrera tejió a lo largo de los años una gran relación con los comerciantes de la zona. Lo mismo sucedió con su clientela y los consumidores que se van sumando día a día; lo cierto es que lo que logró trazar con su trabajo le genera una satisfacción “muy grande”.

Fabián Cabrera, el hombre que hace 19 años vende plantas en el centro puntano.

“Trabajar en esto me pone la piel de gallina, estar constantemente con la gente es hermoso, no hay un momento en que esté desocupado porque cuando no estoy acá, estoy trabajando en los invernaderos”, dijo.

Con su voz un tanto quebradiza ante el recuerdo de 19 años de anécdotas, donde muchos de los protagonistas “ya partieron”, Cabrera fue concluyendo su trabajo al ritmo de las voces atónitas que le exclamaban: “Fabián, sos el rey de las plantas”.

La calle San Martín, a metros de Pringles, se tiñe de colores y los aromas de las plantas que vende Fabian.

La calle San Martín, a metros de Pringles, se tiñe de colores y los aromas de las plantas que vende Fabian.

La calle San Martín, a metros de Pringles, se tiñe de colores y los aromas de las plantas que vende Fabian.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR