X

Una semana caliente en San Luis; asaltos a mano armada a comerciantes y más robos en la calle

La última semana, el delito fue el protagonista en la capital puntana. Sorprendió una seguidilla de hechos que movilizó a un grupo de comerciantes.

San Luis cada vez más inseguro.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 02/12/2018 23:59
PUBLICIDAD

Cuando la última semana se terminaba, las calles volvieron a ser testigos de la inseguridad en plena capital puntana. Una mujer que iba a trabajar en su bicicleta fue atacada a puntazos por delincuentes que le quisieron arrebatar el rodado. Eso ocurrió sobre Aristóbulo del Valle, cerca del barrio Pabellón Argentino.

Como la mujer defendió el único medio de transporte que tiene para movilizarse, los ladrones la atacaron y escaparon. Ella llevaba puesta una campera que le sirvió de escudo para que las heridas no fueran tan importantes.

Robos como ese suceden ahora con mayor frecuencia, y una de las razones sería que ya no hay más policías que patrullan las calles. El gran problema que tiene la fuerza es la demora en dar respuesta, y eso es porque las comisarías no tienen móviles.

El domingo pasado dos motochorros le arrancaron la mochila a una docente que caminaba en inmediaciones a la avenida Presidente Perón. Para que la Policía atendiera esa hecho tuvo que pasar media hora. Ese sirvió como ejemplo de que las calles puntanas ya no son las de antes, que el delito está al acecho.

Casi al mismo tiempo que eso ocurría, antes de la medianoche y después de una fuerte lluvia que cayó sobre la capital puntana robaron a la vuelta de la Plaza Pringles, Octano (San Martín pasando Junín). Una cámara captó el momento en el que un hombre atacó con piedras la vidriera del local, ingresó y se llevó todas las prendas que pudo.

Solo algunas horas después, cuando el lunes recién comenzaba provocaron el mismo daño en la puerta de Dexter, ubicado frente a la Municipalidad y a dos cuadras del otro comercio, y se llevaron la indumentaria que estaba exhibida.

Esos dos ataques encendieron la alarma de los comerciantes que ya están acostumbrados a los hurtos que provocan a diario “las famosas mecheras”. Y el reclamo es siempre el mismo: no hay presencia policial ni siquiera en los sectores más céntricos.

Sin embargo en las horas posteriores trascendieron tres asaltos a mano de arma en comercios de la periferia. Las cámaras de seguridad registraron cómo los ladrones usaros sus armas para intimidar a los empleados.

La primera víctima fue una heladería ubicada en las inmediaciones de la rotonda Torrontegui. El video fue publicado por Facebook, y muestra cuando dos hombres con el casco puesto entran y le exhiben el revólver al trabajador. Así logran escapar con la caja registradora.

A ese se sumó el segundo que también quedó grabado y se difundió por las redes. Fue la estación de servicio Shell, en Juana Koslay. Los ladrones llegaron en un Fiat Uno, bajaron, apuntaron al playero y lo llevaron hasta una oficina donde le sacaron el dinero.

El tercero fue el martes por la noche, en el negocio Patio Pampa ubicado cerca del Parque de las Naciones. En ese caso los ladrones llevaban sus caras descubiertas.

Muchas víctimas de ilícitos utilizan las redes sociales para contar las experiencias. Así es que se conoció este viernes el robo que padeció Milena Acosta. Tres ladrones entraron a su casa (en el barrio Jubilados y a cuatro cuadras de la Comisaría 6°) cuando dormía junto a su bebé de 3 meses y después escaparon con un importante motín.

Los policías no pudieron ir hasta su casa porque no tenían móviles, entonces ella los buscó para que hicieran las pericias en la vivienda. Después también radicó la denuncia.

La “semana caliente” de delitos movilizó a los comerciantes, que se autoconvocaron y obligaron así la reacción policial. Antes la Cámara que agrupa el sector había solicitado que los policías salieran a la calle.

Expusieron que quieren prevenir y dejaron en claro que están en alerta y preocupados.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR