X

Los Dorados de Maradona cayeron en el alargue y se quedaron sin título

El equipo de Diego estuvo dos veces en ventaja, pero terminó cayendo por 4 a 2 en el alargue ante Atlético San Luis, que se quedó con el Apertura.

Los Dorados de Maradona se quedaron sin título.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 03/12/2018 10:23
PUBLICIDAD

Atlético San Luis se consagró campeón del torneo Apertura-2018 de la Liga de Ascenso (segunda división) del fútbol mexicano, tras vencer en tiempo extra por 4 a 2 a los Dorados de Sinaloa de Diego Maradona en la revancha de la final.

El argentino Jorge Córdoba, al minuto 33, y Edson Rivera, al 57, tuvieron en ventaja dos veces a los Dorados de Sinaloa. El argentino Nicolás Ibáñez a los 45, Diego Barbosa, en contra a los 66, el español Ian González al 77, y el argentino Leandro Torres en el 104, le dieron forma al triunfo del Atlético San Luis, que ganó la serie con marcador global de 4-3.

Ya con el título del Apertura-2018, el Atlético San Luis esperará al campeón del Clausura-2019 para disputar una serie por el ascenso a la primera división.

Antes del juego, en los puestos de artículos deportivos instalados en las inmediaciones del estadio, los comerciantes ofrecieron bufandas y camisetas con el rostro de Maradona, remeras de la selección Argentina y Boca Juniors con el número 10 en la espalda. Los hinchas de Sinaloa viajaron más de 12 horas y llegaron con una gran ilusión. “íDiego! íDiego! íDiego!”, coreaban.

“Tenemos confianza en Maradona. El equipo estaba caído pero desde que llegó él lo levantó enormemente”, dijo eufórico Daniel Santiago, un hincha de 28 años, antes de entrar al estadio con un grupo de amigos que llegaron desde Culiacán. “íVamos a ser campeones con Maradona! íMaradona nos va a llevar a primera división!”, gritó Rogelio Medina, de 30 años.

Cómo lo vivió Diego

Los primeros 15 minutos fueron de dominio del Atlético San Luis sobre los Dorados. Maradona, por estar suspendido, observaba tranquilo sentado en un palco mientras su auxiliar Luis Islas gritaba las indicaciones desde el banco. En el primer gol, Diego no gritó ni bailó como cuando festeja en el banco: celebró discretamente y luego sacó el ‘walkie-talkie’ para dar indicaciones.

En el segundo gol, tuvo una reacción más efusiva y se abrazó con quienes lo rodeaban. Entre ellos, Cristian Bragarnik, empresario muy influyente en el fútbol actual y cercano a Mauricio Macri y Daniel Angelici. Pero la euforia no duró mucho. Llegó el empate y luego, en el alargue, San Luis marcó la diferencia. No pudo ser.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR