X

Cada vez peor; ahora asaltaron a un policía cuando iba a trabajar

La víctima fue un alférez a quien golpearon cuando se dirigía a cumplir con la guardia en la Comisaría de La Toma. Iba uniformado e intentaron arrebatarle el arma reglamentaria.

En las inmediaciones al Faro de la Sabiduría ocurrió el asalto.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 04/12/2018 16:38
PUBLICIDAD

Según los datos a los que accedió elchorrillero.com, se trata del alférez Francisco Márquez. Cuando transitaba en inmediaciones al Faro de la Sabiduría, ubicado en el Parque Cuarto Centenario (cerca de la Legislatura provincial), lo asaltaron, por segunda vez.

El integrante de la fuerza, cada dos días hace el mismo recorrido. Desde su casa (en el barrio Lucas Rodríguez) camina hasta la Terminal de Ómnibus para tomar el micro que lo lleve hasta la Comisaría N° 16 de La Toma. Esta mañana, entre las 5 y las 5:30 tres delincuentes detuvieron su marcha y lo golpearon con el único fin de arrebatarle el arma reglamentaria.

A Márquez le dieron un golpe de puño que lastimó su boca y le produjeron cortes con algún elemento punzante, en la cara y en las manos. Le arrancaron la mochila, le quitaron el celular y la billetera. Terminó con golpes hasta en la cabeza.

El ataque ocurrió a un costado del río San Luis (a tres cuadras de su domicilio), cerca de  la bicisenda, cuando el policía ya había pasado el Faro y le faltaba poco para llegar a la rotonda que conecta con la autopista Santos Ortiz, a la altura de Riobamba.

Forcejeó con uno de ellos que se interpuso en el camino, y por detrás los otros intentaron arrancarle el arma, aunque no pudieron porque Márquez la cubrió con sus dos manos.

Lograron arrancarle un bolsillo de la bombacha policial para llevarse la billetera con toda la documentación. Solo después de eso escaparon.

Un taxista socorrió al alférez para que diera aviso al Centro de Operaciones. Inclusive llamaron a una ambulancia. La denuncia por el caso se radicó en la Comisaría 3°.

Esta es la segunda vez que al policía lo asaltan en la misma zona. En la primera oportunidad lo atacaron con un hierro de atrás y lo dejaron tendido en el piso; sin embargo logró ejecutar su arma y efectuar dos disparos que ahuyentaron a los malvivientes.

El hecho dejó al descubierto el grave momento de inseguridad que se vive en la capital puntana. Esta vez los ladrones no respetaron ni la figura policial. Unas horas después de eso, en la otra punta de la ciudad, se conoció el violento asalto que sufrió una estudiantes universitaria cuando esperaba el colectivo: para quitarle el celular la arrastraron por de los pelos y la ropa por la vereda.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR