X

El enojo de Freixes con El Chorrillero: “Yo te digo lo que tenés que decir”

Eso es lo que quiere el ministro de Producción que increpó ayer al cronista, Nicolás Gatica Ceballos y atacó a este medio.

Serio Freixes jura por tercera vez como ministro de Alberto Rodríguez Saá.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 06/12/2018 14:42
PUBLICIDAD

“Vos a vos te digo, la prensa amarilla… digan la verdad”, fue la expresión que eligió para esquivar la pregunta y atacar a este medio en el momento que le planteó si la condena, no confirmada, a cinco años de prisión y la inhabilitación por diez años para ocupar cargos públicos, lo afecta para la gestión política.

Esa consulta le cambió para siempre el rictus y pasó de la euforia a la furia. No paró más de gesticular y hablar en un tono no propio de un funcionario público, mientras movía los brazos para todos lados y señalaba al cronista.

Freixes venía de saludar a la gente que se acercaba a felicitarlo, y se dispuso a atender a la prensa. “Es un desafío muy importante trabajar por uno de los motores más relevantes de la provincia, en todos sus niveles. Me gustan los desafíos y voy a poner todo de mí para trabajar por la producción”, reflexionó en torno a su nueva designación.

Luego aseguró que Alberto Rodríguez Saá le encomendó “trabajar por la producción de San Luis” y en ese sentido destacó que lo desarrollará “con todos los niveles” desde las grandes industrias hasta los más pequeños. Incluso adelantó que mantuvo un diálogo con representantes de La Serenísima quienes “vienen a hacer una inversión grandísima”.

“Soy un tipo que me gusta hablar con todos”, dijo para referirse a su predisposición como servidor público. Sin embargo violó esa vocación un instante después al escuchar la consulta de El Chorrillero referida a su nombramiento tras la condena de la Justicia Federal.

Así Nicolás Gatica Ceballos rompió el rumbo que llevaba la entrevista, orientado a aspectos de la función.

Irritado por la cobertura que hizo este medio del juicio en el que fue condenado, emprendió la arremetida.

“Yo te digo lo que tenés que decir”

-“Tu medio dice mal, fui absuelto. Hace 14 años me dijeron que había pedido renuncias y salí absuelto (…) lo otro fue una reunión en la que no estuve”, manifestó en un elevado tono de voz.

-“Lo condenaron a 5 años de prisión y 10 de inhabilitación”, refutó el periodista. “Dividido, dividido, dividido ”, repitió Freixes.

Ante la insistencia de algunos cronistas sostuvo que presentará un recurso en la Cámara de Casación y remarcó que la sentencia del Tribunal Oral no está firme.

“Se va a resolver seguramente en Casación porque es una mentira”, siguió mirando a una colega y abruptamente giró para cargar gesticulando intimidantemente al cronista de El Chorrillero.

– “Vos a vos te digo, la prensa amarilla, de (Claudio) Poggi, digan la verdad. ¿Por qué decís que votaron los tres a favor y en el tema grave que eran las renuncias (…)? No hubo renuncias, fueron voluntarias”.

“En el otro tema yo te digo lo que tenés que decir, es una supuesta reunión, un supuesto Jury que no pedí, que no estuve, que nunca estuve, ustedes saben bien como fue”, exigió.

Este medio a lo largo de la cobertura del juicio por “las renuncias anticipadas de jueces” siguió el caso por los hechos de cada audiencia.

En cada publicación se dejó en evidencia la disidencia que se planteó en el Tribunal ante la condena. También la característica de que aún no está firme la sentencia. Los hechos son los hechos.

En concreto tanto Freixes como Mario Zavala que era su segundo en el ministerio de la Legalidad, fueron condenados a “5 años de prisión y 10 de inhabilitación más costas” por el delito de “coacción agravada”.

En los fundamentos el Tribunal, documento al que El Chorrillero tuvo acceso y publicó, se dejó expresada la contundencia de los votos que por mayoría resolvieron la pena.

En el material se resaltó el aspecto “vergonzoso” de lo acontecido y remarcaron que hubo sometimiento a la Justicia: “…la maniobra en sí misma es de una gravedad institucional enorme…”.

Sin embargo, Freixes minimizó la veredicto del Tribunal.

Cuando el contacto con los periodistas se había dado por terminado, se dio vuelta y continuó saludando a más personas que se acercaban. De repente giró otra vez para rematar la embestida contra El Chorrillero.

-“A vos, al medio de (Claudio) Poggi, al Daniel Miranda (director de El Chorrillero) les pido que lean los fundamentos del juez”, dijo.

-“No se enoje ministro”, contestó el cronista.

-“No me enojo. Pido que no digas nada de lo que dice la Justicia”, añadió.

-“Están los fundamentos de los jueces ¿Cómo puede decir eso?”, agregó el periodista. “Digan la verdad”, desafió Freixes.

Ya con claras señales de enojo aclaró que a las audiencias no lo acompañó nadie porque él mismo quiso que fuera de ese modo: “No quise que nadie me defendiera, tienen que decir que (Enrique) Ponce, Gretel Diamante, mandaban al público, esa gente era de la Municipalidad no era público de San Luis”.

Después de todo, Freixes, el ministro condenado por un Tribunal Oral de la Nación, ahora está al frente del ministerio de Producción.

La conducta del ministro y senador de la Provincia no fue un hecho aislado protagonizado por un funcionario del actual Gobierno provincial. Hace unas semanas la ministra de Hacienda se ofuscó cuando el mismo cronista le preguntó por el crecimiento de la pobreza en San Luis.

Así se comportan algunos funcionarios del Gobierno de Rodríguez Saá en Terrazas del Portezuelo, la sede del Poder Ejecutivo.

 

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR