X

Una empleada del Congreso denunció al senador nacional Juan Carlos Marino por abuso sexual

La presentación judicial ante el juez Ariel Lijo también apunta al jefe de despacho de Marino Pedro Riorda. El legislador preside la Comisión Bicameral de Inteligencia.

Senador Nacional, Juan Carlos Marino (Cambiemos-La Pampa).
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 14/12/2018 02:20
PUBLICIDAD

Una empleada del Congreso denunció por abuso y acoso al senador radical Juan Carlos Marino, causa que recayó en el Juzgado Federal N° 5, a cargo de Ariel Lijo, y en la que la investigación quedó a cargo del fiscal Federico Delgado.

La denuncia efectuada por la actriz Thelma Fardin contra Juan Darthés, traspasó el mundo del espectáculo y llegó al Congreso de la Nación, donde una empleada administrativa decidió denunciar por abuso sexual a su jefe directo, el senador por la UCR de La Pampa, Juan Carlos Marino.

La denuncia fue radicada por la empleada legislativa Claudia Mabel Guebel, este miércoles 12 de diciembre en la Fiscalía Federal Número 4. El fiscal Federico Delgado deberá impulsar una acción para investigar al legislador.

Según la declaración presentada por la mujer ante la Justicia, hubo varios hechos de abuso en donde involucra al senador y a uno de sus asistentes.

“El senador estipuló que mis funciones fueran desempañadas desde mi domicilio. Nunca tuve un trato de amistad ni de confianza, sí de respeto por su función”, comentó en el texto presentado. “Ilusamente pensé que trabajar junto a él era el lugar indicado para mí. Para mí era un desafío profesional por mi formación académica. El senador nunca leyó ninguno de mis informes”, aseguró.

Entre las pruebas con las que acompañó la denuncia, presentó mensajes de texto que le enviaba el legislador: “Al mes de empezar a trabajar, comencé a recibir mensajes de WhatsApp a mi celular que conservo actualmente. En esos mensajes me decía ‘¿Dónde estás?’ ‘¿Dónde vivís?’ ‘Voy a estar por allá; me doy una vuelta’ ‘Preparate, que voy a tu casa’. Me enviaba videos alusivos al sexo”, manifestó.

Explicó que los mensajes se los mandaba “constantemente, varias veces por semana”. Además, aseguró el único momento en el que se encontraron solos, él la manoseó: “la primera vez que me presenté en el despacho de Marino, me hizo pasar a su oficina donde se encontraban varias asistentes que al notar mi presencia automáticamente salieron del despacho.Una vez que nos encontramos solos directamente me tocó los pechos y me preguntó cuándo íbamos a tomar un café, me dijo que aguardara su llamado que en cualquier momento nos veíamos”, recordó.

“Los días siguientes a este episodio me llamó insistentemente a mi teléfono celular, para que nos veamos. Yo nunca atendí. Sentí asco y mucho miedo por lo que había sucedido”, culminó su testimonio.

En la denuncia, Guebel contó que ingresó a la Cámara de Diputados como empleada en 2001, pero a partir de 2004 y hasta 2016 se desempeñó como secretaria de la Convención Nacional de la UCR. A continuación, volvió a trabajar en Diputados, en la comisión de Juicio Político, hasta que hace aproximadamente un año empezó a desempeñarse como asesora de Marino.

La denunciante, tras este episodio de abuso, pidió ser trasladada y consiguió un puesto en la Dirección General de Investigación y Capacitación del Senado.

 

 

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR