X

Thelma Fardín dio más detalles sobre la denuncia por violación contra Juan Darthés

La actriz brindó una entrevista radial en la que abundó en sensaciones y datos sobre la terrible noche donde habría sido atacada por su compañero de elenco 28 años mayor.

Diario Popular
Durante la entrevista la joven profundizó en sensaciones y datos sobre la terrible noche donde habría sido atacada por su compañero de elenco 28 años mayor.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 14/12/2018 09:57
PUBLICIDAD

A dos días de hacer pública la denuncia por violación contra Juan Darthés, Thelma Fardín charló de manera tranquila con Marcelo Zlotogwiazda por Radio Con Vos y dio más detalles de la noche en la que fue atacada por el actor mientras ambos participaban de la gira de la tira Patito Feo por Nicaragua, informó Diario Popular.

La actriz aprovechó la entrevista radial para abundar en sensaciones y datos sobre la terrible noche donde habría sido atacada por su compañero de elenco 28 años mayor.

Las frases destacadas de Fardín

“Esa noche en Nicaragua no estaba mi mamá porque ella no pudo viajar. No pude hablarlo con ella en su momento, solo pude contárselo a dos compañeras del elenco. Volví a Buenos Aires y traté de seguir adelante, todo esto lo digo ahora convertida en una mujer, puedo ver lo que le pasó a esa nena que fui. En ese momento no tenía la posibilidad de ver lo que estaba pasando, era otro momento social donde la culpa te carcomía, la culpa era mía. Si hoy estamos ante este despertar es porque con mi caso, mi gente se atrevió a hacer algo que sirva y terminó en esta repercusión, evidentemente antes teníamos un bozal, era imposible hablar. En ese momento le tenía miedo”.

“Yo ese miedo lo puedo decir ahora. Él me dijo ‘mirá cómo me pones’, como culpándome a mí, yo sentía mucha culpa. Hay algo que me dijo que también me paralizó en ese momento que fue ‘a donde yo vaya venís conmigo’, como garantizándome la posibilidad de trabajo”.

“A mí siempre me movilizó que me dijeran lo buena actriz que soy; que alguien me dijera que era bella, provocó que me bloquee por completo porque yo siempre tuve la necesidad de mostrarme talentosa en mi profesión. Me hacía sentir que mis posibilidad laborales estaban atadas a lo que él quería hacer con mi belleza física y no por mi talento, fue terrible. Todo este proceso a los 16 años evidentemente no lo podía articular con esas palabras”.

“En mi habitación de la gira no había nadie, yo dormía sola, de hecho hablé con mi compañera de cuarto que no estaba esa noche. Cuando volví, tuve que soportar esa noche sola que fue muy duro. Cuando lo conté fue en el avión de vuelta a Buenos Aires y lo que me sucedió fue esto, que se lo conté a dos nenas que se quedaron paralizadas, no supieron que hacer con eso”.

“Esa noche la pase sola en mi habitación, y además esa noche él me llamó insistentemente, y terminé descolgando el teléfono porque no soportaba su insistencia. Como no tenía despertador, pedía que me llamaran para no quedarme dormida. Tuve que quedarme despierta toda la noche por miedo a perderme el avión, fue una noche difícil”.

“Para mí fue terrible tener que decir hasta qué punto había sido el vejamen sobre mi cuerpo, con detalles para que el otro se sintiera interpelado, para que empatice”.

“No lo volví a ver nunca más. Hace unos meses, estaba camino a terapia con un amigo, creí que me lo había cruzado y me paralicé. Me di cuenta de que tenía que hacer algo más todavía, no podía permitir que algo o alguien me generara eso en mi cuerpo, que me impidiera esta autonomía de parálisis, hay que laburar para curar ese miedo interno”.

“A mí se me hacía imposible obviar lo que me estaba pasando a pesar de que yo quería. Cuesta mucho, lleva mucha energía, son días, noches, vínculos que se ponen en juego, hay algo que se juega que es muy grande, hay que limpiar demasiadas cosas para meterse en lo que te pasó, es muy difícil hablar en seguida. Es muy difícil hacerse cargo de lo que está pasando, uno trata de bloquearlo”, sentenció.

“Me moría de ganas de salir a decir que dejen de hablar mal de Calu, quería salir a gritar mi verdad, pero sabía que tenía que estar a la altura, no podíamos banalizarlo, farandulizarlo, esto era una problemática social que había que visibilizar. Todo esto ya me excedió por completo, está sucediendo algo que no tiene que ver conmigo. Yo fui un eslabón más”.

“Me gusta mucho esta versión de mi, estoy muy en paz con esto que soy todos los días y de todo esto lo que a mi no deja de conmoverme profundamente es la gente que tengo al lado. Hoy miro a mi alrededor, más allá de esta cosa que casi no puedo ni mirar viste de lo impresionante que es lo que está sucediendo. Miro a mi alrededor acá, la gente que toca el timbre que me cae con un kilo de helado; mis amigas que se quedan a dormir conmigo que me preguntan que me dicen ‘tenés que comer’, ‘tenes que hacer esto’. Yo con eso estoy hecha porque si yo estoy reflejando esa calidad humana que me esta rodeando, ya estoy”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR