X

Caballito: Salía de una cena de fin de año y sufrió una feroz golpiza

El agresor, que no le robó nada, se escapó. La víctima estuvo inconsciente durante 8 horas. Otras tres mujeres habrían sufrido ataques similares en la zona.

Producto de los golpes, Natalia tiene “fractura nasal, dientes rotos, una costilla fisurada y hematomas en todo el cuerpo y el cráneo”.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 21/12/2018 17:18
PUBLICIDAD

Natalia De Magistra es una médica cirujana que el sábado pasado se juntó a cenar con sus compañeros de trabajo en un restaurante del barrio de Caballito para celebrar fin de año. Pero pasadas las 3 de la mañana, camino a buscar su auto, fue atacada brutalmente por un hombre sin mediar palabra.

“Veníamos de despedir el año, era un momento muy feliz que se transformó en una pesadilla”, contó la mujer a TN. “Cuando salimos me separé del grupo porque había dejado el auto un poco más lejos y a los 30 metros apareció este individuo”.

Al respecto, explicó: “El primer impacto fue en la cara de frente, me noqueó. No me dijo nada, yo venía mirando el piso y cuando levanté la mirada veo esta sombra que me golpea. Me agarró de los pelos y me empezó a pegar rodillazos y cuando me caí al piso, no dejó de patearme. Un criminal”, sentenció Natalia visiblemente lastimada.

Producto de los golpes, Natalia tiene “fractura nasal, dientes rotos, una costilla fisurada y hematomas en todo el cuerpo y el cráneo”.

La joven médica estuvo sin conocimiento durante ocho horas después del ataque. “Cuando despertó no entendía nada. Perdió la memoria, no sabía que tenía novio, auto, no sabía por qué estaba así vestida y en ese lugar“, relató su mamá en las redes sociales.

La rescató de esa situación desesperante una vecina que pasó de casualidad por el lugar paseando a su perro. “Una testigo lo alejó por los gritos y después llamó al SAME. Incluso me dijeron que este mismo hombre le habría pegado a otra mujer en una parada de colectivo”, relató.

Una vez que recibió el alta, radicó la denuncia de lo ocurrido y entonces se enteró que había otras tres mujeres que habían sufrido ataques muy similares al suyo en la misma zona: los alrededores del Parque Centenario, en el límite de los barrios de Almagro y Caballito. No hay pistas del agresor.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre:

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR