X

Una joven denunció por abuso a su primo, un ex intendente de Paso Grande

Tras un extenso proceso de superación, Soledad Oliveras se animó y contó su terrible vivencia. Su hermana también fue víctima del mismo hombre y ahora luchan juntas para obtener justicia.

La joven que hoy tiene 27 años reveló que fue abusada desde la niñez.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 28/12/2018 14:08
PUBLICIDAD

Una publicación de facebook dejó perplejos a cientos de usuarios que se hicieron eco de una dolorosa confesión. Las palabras que Oliveras compartió en las redes fueron contundentes a la hora de hacer patente que “desde la infancia y hasta la adultez”, el ex intendente de Paso Grande y su primo, Luis Garro, la sometía cuando iban de vacaciones al pueblo del departamento San Martín.

La joven que hoy tiene 27 años y vive en Rosario, reveló que en su momento no comprendía lo que sucedía, sólo entendía que “estaba mal”, que la incomodaba y hería.

Hace un año y medio atrás luego de escuchar una radio en la que se describían denuncias de abuso sexual (Futu Rock FM) pudo hilvanar su historia y develar oscuros recuerdos que su interior había escondido “por miedo”, “por vergüenza” y temor al hecho de que nadie creyera en su palabra. Tal vez porque se trataba del “primo favorito de la familia” y de un referente político del pueblo.

Sin embargo escuchar estas crónicas radiofónicas la motivó a instalar el tema y entender que debía sanar su dolor, más allá de lo difícil que significó su proceso de exteriorización en el que hasta sintió “culpa”.

Desde entonces pudo confiárselo a una amiga que la escuchó con “amor y fuerza”, luego se lo contó a su pareja y su familia. Así su empoderamiento comenzaba a manifestarse.

Según describió en la publicación, en el transcurso derribó mitos sobre la credibilidad de su testimonio y ello dio paso a un apoyo incondicional. Además fue la clave para desentrañar otro terrible hecho: al escuchar sus palabras, su hermana pudo decir por primera vez que también había sido abusada por Garro.

Esto fue indispensable para que aquello que había iniciado como una etapa de exteriorización se materializara desde el plano legal. Se asesoró y junto a su hermana denunciaron penalmente a su pariente.

“Con 26 años logré armar mi historia, entendí a qué se debían mis temores, pudores, distracciones, falta de confianza y angustias que parecían no tener un desencadenante lógico. Pude comenzar a hilar todos esos cabos sueltos que tenía a lo largo de mi vida que nunca podía comprender y se encontraban difusos”, sostuvo en su relato.

Es así que fue a varias sesiones de terapias y recordó los tormentos que sufrió en su infancia. No fue fácil, durante ocho meses tuvo pesadillas “diariamente”, incluso al día de hoy dice que suele tenerlas. También sufrió ataques de pánico, estaba “desesperada”.

La denuncia

Garro fue denunciado el año pasado en el juzgado Penal Nº 3 que está a cargo de Virginia Palacios, y como cada proceso judicial, el caso se dilata y presenta complejidades, particularmente para las víctimas que deben atravesar pericias, declaraciones y ratificar la denuncia en diversas instancias.

Según dio a conocer Oliveras aún “no citan” a indagatoria al ex intendente: “Continúa haciendo su vida normalmente”.

De acuerdo a su testimonio hace un par de meses les notificaron que a la causa de su hermana “la dieron por prescripta” ya que se lo “juzga por la ley más benigna”, es decir la normativa que regía en el momento que habría concretado los abusos.

“No interesa que en el año 2015 se haya modificado el Código Penal donde se menciona la imprescriptibilidad en este tipo de denuncias”, reflexionó con dolor.

Mientras tanto su causa continúa su curso, por lo cual concluyó la publicación con una sola palabra: “Paciencia”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR