X

El destrato y la discriminación de Alberto Rodríguez Saá a los intendentes

Para muchos la reunión con el gobernador no fue positiva. No hubo diálogo y se fueron sin respuestas.

FOTO ANSL
Alberto Rodríguez Saá con los intendentes.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 29/12/2018 05:03
PUBLICIDAD

El jueves por la noche Alberto Rodríguez Saá llamó a todos los intendentes para contarles que había promulgado el presupuesto 2019  y cómo distribuirá los $700 millones adicionales previstos para los pueblos.

El anuncio estuvo acompañado por un mensaje directo que algunos consideraron extorsivo: “Los que acepten plata de Nación que se olviden de la Provincia, o los eligen a ellos o nos eligen a nosotros”.

Los intendentes electos por partidos opositores vienen dando testimonio en los últimos tres años del rigor de la sequía de fondos frescos. Ahora Terrazas del Portezuelo también puso a prueba a aquellos que en la “interna” oficialista juegan a la postulación de Adolfo Rodríguez Saá a la gobernación. Tardíamente el ex presidente de la Nación apareció solidarizándose con los jefes comunales que salieron del Salón Blanco rumiando bronca.

En el año electoral solo serán bendecidos con obras aquellos que juren fidelidad a su candidatura a la tercera reelección y se vistan de naranja para enfrentar al Gobierno de Mauricio Macri.

Alberto Rodríguez Saá con los intendentes. (Foto ANSL)

Antenoche los jefes comunales vieron a un Alberto Rodríguez Saá en estado puro.

Mario Merlo fue el primero en advertir públicamente que el momento no había sido positivo y ante la prensa dijo: “Lo que plantee fue que si íbamos a escucharlo o íbamos a dialogar; bueno fuimos a escuchar”.

“Hay un condicionamiento permanente, y el diálogo no se logra. El peronismo está errando el camino y esto no le hace bien ni a Villa Mercedes ni a San Luis”, expuso el decano de los intendentes que se caracteriza por calcular sus apariciones y mantenerse distante de los micrófonos de la Capital para no incomodar al Gobierno.

El dato fue concreto. Hay una condición innegociable si quieren recibir el dinero de las arcas provinciales: no tienen que aceptar ninguna obra de la Casa Rosada y dar fe de su fundamentalismo antimacrista.

El senador Nacional Claudio Poggi envió un mensaje a los intendentes en medio de la confusión y el descontento: “No le importa nada los vecinos de San Luis, solo cómo usar los fondos públicos para sus intereses propios, cómo usarlos para ganar una elección, para apretarlos a ustedes como anoche, para apretar a los empleados públicos y a la pobre gente que está en el rayo del sol en las parcelas”.

“Es un mentiroso, más aún es un mafioso”, le dijo al gobernador, y apuntó que el hermano es “cómplice”.

“Si estamos todos juntos, el año que viene les ganamos la elección a estos mafiosos, no tengan dudas y otro va a ser el futuro de San Luis”, les hizo llegar a todos.

“No estoy conforme”, dijo Estela Costa de Juan Jorba en declaraciones a Radio Nacional. Explicó que su pueblo tiene fondos federales que no ha podido cobrar desde 2015, y que iban a ser destinados a obras: “Me los negaron, eran $880 mil”.

“Hice una pileta en un camping con fondos propios porque es una forma de generar trabajo. Hoy lo que ofrece el gobernador es rechazar los fondos que ya estaban”, puntualizó la comisionada.

Aclaró que pertenece al partido de los hermanos Rodríguez Saá, y que a pesar de eso es uno de los municipios “discriminados”, tal vez por estar hoy más cerca del “adolfismo”.

“El que sufre es el pueblo, y esto es muy injusto”, añadió.

Alberto Rodríguez Saá y Miguel Bértola se saludan. Miran Jorge Videla, Marcelo Páez Logioia y Mario Merlo. (Foto ANSL)

Miguel Bértola de Naschel, uno de los últimos intendentes en enrolarse en el PJ, calificó que la propuesta del gobernador tuvo “un tono extorsivo”.

En una declaración que sus pares oficialistas difícilmente harían en público, definió sin eufemismos la conducta del actual mandatario.

Al mismo tiempo, Estela Maris Lobo de Villa de la Quebrada se expresó “desilusionada”, y también expuso su “decepción” por haberse ido con las manos vacías.

“Estoy muy mal, tengo el pueblo sin agua y me estoy entrando que la oficina Dosep se está cerrado”, dijo en medio de las lágrimas.

Además ejemplificó el destrato que está sufriendo su gestión por parte del Gobierno provincial: “Abrieron una delegación el Registro Civil y no me invitaron. Entonces cuando habla de discriminación no sé de quién habla. Le dije porque tal vez no lo sabe, pero su gente se está ensañando con mi pueblo”.

“Nunca nos dieron nada. No he recibido nada y me voy con las manos vacías. Él se comprometió frente a la plaza a realizar la obra del agua”, aseguró.

“A Adolfo lo hemos acompañado siempre, y a él (Alberto) también. Cuando él buscaba ser gobernador fuimos candidatos juntos”, agregó.

“Por supuesto desapruebo totalmente el planteo del gobernador. Creo que no tiene nada que ver una gestión con la otra. Los $700 millones que va a distribuir la provincia en verdad es plata de los municipios porque ese fondo por ley no debería haber superado los 300 millones, que es para emergencias municipales”, expresó el intendente de Santa Rosa del Conlara y vicepresidente de la UCR, Miguel Postiguillo.

Sobre esos fondos indicó además que “nunca se pagaron ni se usaron” y que “hoy es de más de $1.200 millones”.

“Es plata es de los municipios, no es de la Provincia”, dijo.

Opinó que si se consiguen recursos de la Nación, eso “no debe alterar la coparticipación” que naturalmente les corresponde.

“Es quitarle calidad a la democracia, es no respetar el Poder Legislativo que sobre este tema fue y vino varias veces en las Cámaras de Diputados y Senadores, creo que es dejar la posibilidad de un planteo judicial de todos los intendentes que seamos sacados de la lista”, cuestionó Postiguillo que apoyó el presupuesto aprobado por la Cámara Baja.

“El gobernador tiene la facultad de no promulgar una ley pero no tiene la facultad de decir qué municipios reciben los recursos y quiénes no”, finalizó.

Daniel Orlando de Potrero de los Funes no se muestra cómodo por estos días porque le suspendieron los privilegios. Fue el único intendente al que Alberto Rodríguez Saá le transfirió un ATN que mandó la gestión de Macri en 2017.  La crítica de “inútiles” llegó hasta los funcionarios que ejecutaron la orden de cerrar la delegación de Dosep en la villa turística.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR