X

La agente penitenciaria que se cayó de un vehículo de traslado sigue en terapia intensiva

Desde el pasado viernes cuando fue intervenida quirúrgicamente en la cabeza, no hubo mayores avances en su evolución.

La joven permanece internada desde el pasado 26 de diciembre.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 03/01/2019 11:47
PUBLICIDAD

El director del Policlínico Regional San Luis, Leonel Anello, en diálogo con elchorrillero.com confirmó esta mañana que Tatiana Rodríguez, de 24 años continúa en terapia intensiva, en estado reservado y bajo la observación de neurocirugía.

“Se le va a repetir la tomografía para ver la evolución de su edema cerebral y estamos a la espera de la recuperación; de que despierte para ver el estado neurofisiológico que tiene”, señaló el funcionario.

Actualmente está con respiración mecánica, con inotrópicos y bajo analgesia, informó.

Rodríguez permanece internada en el Hospital de San Luis desde el pasado 26 de diciembre cuando cayó del móvil 0-37 del Servicio Penitenciario provincial, en pleno traslado de detenidos. La joven sufrió lesiones en su rostro, traumatismo de cráneo, quebradura de mandíbula y politraumatismos en distintas partes del cuerpo.

“De a poco se va bajando la sedación para ir dejando que el cuerpo empiece a reaccionar por si solo y esa es la etapa de evaluación que esperamos, ver la reacción que tiene y en base a eso se verá el estado neurológico de la paciente”, sostuvo Anello.

Avances en la investigación

El responsable de la Penitenciaría, subalcaide Segundo Giménez explicó a este medio que la institución sostiene que el accidente fue producto de un “error humano”.

Además aseguró que ya se inició un proceso de sumario administrativo que determinará “la responsabilidad que le pueda caber a cada uno”.

El funcionario reconoció lo que hasta la semana pasada era un rumor: en el momento del accidente, la puerta del móvil estaba abierta. “No porque no funcione, sino que alguien la manipuló para que esté abierta”, dijo. Trascendió que si no estaba cerrada era porque habían decido transitar así debido a las altas temperaturas.

Afirmó que también comprobaron que Rodríguez viajaba parada, posiblemente porque no había más lugar para sentarse.

Giméne remarcó que el móvil se compone “por una cápsula que lleva seis butacas para los internos y el resto que está detrás de la reja cuatro para los efectivos, más dos que están adelante”.

Todo indica que en ese momento se trasladaban más personas. En ese sentido confirmó que no existe un protocolo que determine la cantidad que deben viajar en los traslados.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR