X

Doble homicidio en La Esperanza: procesaron al nieto y sobrino de las víctimas

Claudio Nahuel Bohorquez (23) fue procesado por “homicidio calificado por el vínculo y alevosía”. Algunas pruebas fueron claves para la decisión del juez Penal de la Segunda Circunscripción Judicial, Leandro Estrada.

El sospechoso fue procesado por el juzgado Penal de la Segunda Circunscripción Judicial.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 21/01/2019 23:13
PUBLICIDAD

El doble crimen conmocionó a los vecinos de la zona aledaña a Juan Llerena luego de que se informara el deceso de Mirta Reich (70) y su hijo Alexander Aime (45), quienes murieron calcinados en una estancia ubicada a 12 kilómetros de la Autopista 55. Pero generó aún más impacto luego de que trascendiera que el sospechoso del asesinato era nieto y sobrino de las víctimas.

Bohorquez, quien era el único detenido sospechado por el caso, había sido trasladado el viernes después del mediodía desde Río Cuarto a Villa Mercedes para ser indagado. Finalmente fue procesado por “homicidio calificado por el vínculo y alevosía” en perjuicio de su abuela, y “homicidio por alevosía” en perjuicio de su tío.

Según arrojaron las tareas investigativas, varias de las pruebas que resultaron claves para el procesamiento fueron los llamados que el joven hizo a la Policía de Río Cuarto, dado que ello generó que se comunicaran a Villa Mercedes y enviaran un móvil al campo.

En ese sentido, el chico estaba en el lugar del crimen y de acuerdo a las conjeturas de los investigadores con eso “quiso armar una coartada”. Tenía la camioneta con la documentación de su tío y estaba ubicado en la escena del crimen, nada habría favorecido su objetivo.

Tras el terrible hecho, una de las primeras informaciones publicadas por El Puntal, fue que el joven se subió a la camioneta de su tío y viajó hasta Río Cuarto; y que en una especie de crisis le relató a su madre que se había fugado del campo cuando sus familiares eran víctimas de un robo.

Otro de los aspectos más relevantes fue que en primera instancia Bohorquez se había escondido en un chiquero, pero la camioneta estaba limpia, además  no coinciden las distancias ya que notificó a la jurisdicción más lejana teniendo una comisaría a 15 kilómetros.

Por el momento continúan los trámites correspondientes y aún hay detalles de la muerte que son muy difíciles de constatar. Un ejemplo de ello es determinar quién murió primero y las circunstancias, dado el grado de deterioro de los cuerpos y el contexto.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR