X

Crimen de las turistas israelíes: el asesino posaba donde había enterrado los cuerpos

Dos días después del hallazgo, salió a la luz una foto del sospechoso posando en el interior de la vivienda, a pocos metros de donde se encontraban enterrados los cadáveres.

Los cuerpos de las víctimas fueron hallados en la casa del hombre de 37 años.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 28/01/2019 20:27
PUBLICIDAD

Luego de dos semanas de intensa búsqueda, el pasado sábado la policía logró encontrar los cuerpos de las hermanas israelíes que se encontraban desaparecidas en Mendoza.

Según trascendió, Pyrhia Saroussy y Lila Pereg habían viajado a la Argentina como turistas y para visitar al hijo de una de ellas, Nicolás Gil Pereg, quien resultó ser el asesino de ambas.

Los cuerpos de las víctimas fueron hallados en la casa del hombre de 37 años, quien durante la investigación brindó diferentes entrevistas a los medios. Dos días después del hallazgo, salió a la luz una foto del sospechoso posando en el interior de la vivienda, a pocos metros de donde se encontraban enterrados los cadáveres, mientras se mostraba preocupado por el paradero.

La imagen fue tomada en la vivienda ubicada en la localidad mendocina de Guaymallén por la agencia Télam. El hombre, que vivía casi en la indigencia en un predio semi abandonado, se sentó justo delante del lugar donde estaban enterrados los cuerpos.

Los cadáveres fueron hallados en el fondo de la vivienda, en un habitáculo similar a una hoguera, a dos metros de profundidad y cubiertos con piedras y tierra. Entre sus ropas, se encontraron sus respectivos pasaportes.

De acuerdo con la autopsia, los asesinatos fueron cometidos con extrema saña. Una de las mujeres habría recibido tres disparos, y la otra una brutal golpiza, además tenía signos de arrastre y señales de defensa. Luego del crimen, a ambos cuerpos se les incrustaron hierros en distintas partes, con heridas de egreso en algunos casos. Por el estado, ambos cuerpos son irreconocibles.

Si bien había quedado detenido la semana pasada, el último sábado la fiscal Ana Medina lo imputó por los delitos de “homicidio agravado” en el caso de su madre y por “delito simple” en el caso de su tía.

Gilad Pereg Saroussy, su nombre verdadero, está alojado en el Penal Boulogne Sur Mer, y en las últimas horas comenzó una huelga de hambre. Es asistido legalmente por un defensor oficial que le fue designado, dado que no designó abogado particular.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR