X

Hizo un trío con dos mujeres, las filmó y las extorsionó

Les exigía 5.000 pesos para no divulgar las imágenes a través de las redes sociales. Las víctimas se presentaron en la Policía de Santiago del Estero y lo denunciaron.

La policía irrumpió en la casa del acusado y lo puso tras las rejas. Además secuestraron un CPU y el celular.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 29/01/2019 11:31
PUBLICIDAD

Dos jóvenes, entre ellas una de nacionalidad peruana, se presentaron ante la policía y denunciaron que estaban siendo extorsionadas por un estudiante de la carrera de Administración de Empresas de la Unse y que trabaja como cobrador, con quien habían realizado un trío sexual.

Según revelaron las fuentes, la denuncia fue realizada el pasado 18 de enero. Las víctimas arribaron a la División Trata de Persona de Santiago del Estero y contaron que a través del chat de Messenger de Facebook estaban siendo amenazadas.

La joven peruana de 22 años contó que durante los últimos días del mes de mayo y comienzos julio del año pasado, a través de la red social Facebook se contactó con un perfil de nombre “Ani Galván”, para consultarle qué debía hacer para incursionar y dedicarse a realizar trabajos sexuales.

A través de la mencionada cuenta le respondieron que “debía pasar por él” y que además debía realizar una sección de fotos, pero la conversación terminó allí.

En julio, la joven recibió un llamado telefónico de un número privado y una voz masculina le manifestó que era “Ani Galván”. El sujeto le manifestó que debía verla de manera personal, para cerciorarse de la “mercadería” para los clientes.

Ella accedió a un encuentro. Fue en calle Alem y Chaco, pasadas las 16. Allí fue buscada por un hombre en una moto que la llevó a un hotel alojamiento de la zona norte, donde le sacó fotografías de sus partes íntimas. Luego mantuvieron relaciones sexuales.

Finalizado el acto sexual, se retiraron del lugar y él la dejó nuevamente donde la había recogido. Pasados unos días, el acusado la llamó -nuevamente desde un número privado- y la citó diciéndole que tenía un trabajo.

La joven peruana accedió y pactó el encuentro en el mismo lugar que el anterior. Cuando estaba allí, arribó el sujeto con otra mujer en una motocicleta. Los tres subieron al rodado y se trasladaron al mismo motel.

Una vez en la habitación, el sujeto les manifestó que las filmaría. Ellas se negaron, pero él las terminó convenciendo. Mientras mantenían relaciones el sujeto grababa con su teléfono todo lo que las mujeres hacían.

El acusado les explicó que el video serviría para atraer clientes. Terminado el encuentro la joven fue trasladada hasta la esquina de Alem y Chaco y el sujeto continuó su camino junto a la otra mujer.

Luego de estos encuentros, las promesas de “trabajos con clientes” se diluyeron, pero el acusado -a través del perfil de nombre Ani Galván- le decía a la damnificada que se había enamorado de ella y que estaba dispuesto a pagarle lo que quiera para volver a verla.

La damnificada respondió que no deseaba verlo ni tener más encuentros con él. En octubre del mismo año, desde otro perfil de Facebook -a nombre de Alison Galeno- publicaron que buscaban señoritas para realizar trabajos de medio tiempo.

Ante esta convocatoria, la joven ingresó a la página y preguntó de qué se trataba el trabajo. Entonces le dijeron lo mismo que le había dicho “Ani Galván”, quien inmediatamente le escribió que tenía fotografías y videos de ella y que los divulgaría si no le daba $5000.

La víctima respondió que no tenía ese dinero, a lo que desde la cuenta nueva le contestaron que deje el dinero calle Chaco y Perú, colgado en un árbol en una bolsita plástica. Fue entonces cuando la joven peruana le respondió que no le interesaba si se divulgaban sus imágenes y que lo iba a denunciar.

Al ver que el hostigamiento se hacía constante, la peruana buscó a través de Facebook a la joven con la que había participado del video. Tras dialogar descubren que ambas estaban siendo víctimas de la misma extorsión.

Las jóvenes realizaron averiguaciones y lograron dar con la identidad del extorsionador. Cuando el acusado “apareció” amenazante, ellas le dijeron que sabían todo de él y que lo iban a denunciar, por lo que el sujeto depuso su actitud.

El 3 de enero, la joven peruana a través de una cuenta a nombre de “Manuel More” recibió el video donde se la veía con la otra mujer. Tenía una leyenda que decía “no te preocupes, no lo voy a divulgar”.

A raíz de las averiguaciones realizaras por los efectivos -bajo las directivas de la Dra. Carla León, fiscal interviniente- lograron obtener el domicilio del sujeto, por lo que en horas de la siesta de ayer arribaron a la casa y lo detuvieron.

Además secuestraron un CPU y dos teléfonos celulares.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre: , , ,

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR