X

El cuerpo encontrado en Villa Elisa es el de Gisella Solís, la odontóloga desaparecida

La familia identificó sus restos, que aparecieron al costado de una ruta. Estaba envuelta en una sábana. Ahora, investigan la mecánica del asesinato y presuntos cómplices.

Investigan la mecánica del asesinato y presuntos cómplices.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 29/01/2019 14:18
PUBLICIDAD

Después de dos semanas de búsqueda, encontraron finalmente el cuerpo de Gissella Solís, la odontóloga que estaba desaparecida desde el 16 de enero en La Plata. Un llamado al 911 y el video de una cámara de seguridad fueron claves para dar con los restos, que ya fueron identificados por la familia de la víctima.

El cuerpo estaba enterrado y envuelto en sábanas a 40 centímetros de profundidad, cerca de la bajada de la autopista a la altura de Villa Elisa. Por ese mismo lugar había circulado con su camioneta el único sospechoso que tuvo la causa, Abel Casimiro Campos, quien había sido pareja de la mujer y se quitó la vida poco después de su desaparición cuando la policía quiso interrogarlo.

Los investigadores llegaron este martes a la zona después de analizar las filmaciones del recorrido que realizó con su vehículo el novio de la odontóloga. Las sábanas en las que estaba envuelto el cuerpo fueron el segundo indicio que anticipó el trágico desenlace: eran las mismas que faltaban en la casa de Gisella y cuya desaparición también había denunciado la familia.

“La quería encontrar viva, era mi ilusión. Este desgraciado mató a mi hermana”, dijo entre lágrimas ante las cámaras Mariela, la hermana de la víctima. “Ayer puse en Facebook: ‘Necesito ayuda divina para encontrarla’. Y la encontré muerta”, se lamentó después.

En medio del dolor, la mujer apuntó por el homicidio a quien había sido la pareja de la odontóloga y lo acusó de haber “desmembrado” a su familia. Ahora, la Justicia tendrá que determinar cuál fue la mecánica del crimen y si hubo más personas involucradas.

El caso

El martes 15 de enero por la noche Gissella Solís se comunicó por última vez con su familia. Al día siguiente ya no se presentó a trabajar y unas horas después denunciaron su desaparición.

Un vecino declaró al inicio de la investigación haber visto salir al novio de Solís de la casa de ella el miércoles 16. También aseguró que ese día Campos había hecho lavar su camioneta.

Las sospechas lo terminaron de cercar cuando trascendió que poco antes de que se perdiera el rastro de la mujer, los dos habían discutido por la doble vida que llevaba él. Sin embargo, tras pasar su último fin de semana con su otra pareja y su hija, el hombre se quitó la vida en la habitación de un hotel platense cuando la policía llegó a buscarlo.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR