X

Choferes interrumpieron el servicio de transporte interurbano

Choferes llevaron a cabo sorpresivas asambleas en punta de línea y cortaron el servicio por más de dos horas durante esta tarde. Para este martes programan repetir la medida.

La semana pasada los empresarios del sector habían manifestado su preocupación por el panorama del Transporte en la provincia.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 11/02/2019 22:38
PUBLICIDAD

Esta tarde los usuarios del servicio interurbano se vieron afectados por la medida de fuerza que llevaron a cabo los trabajadores. En las asambleas que se prolongaron desde las 17:30 hasta las 20 participaron choferes de Sol Bus, María del Rosario, Transporte Juana Koslay, Polo y Polo Sur, se debatió la falta de pago de los sueldos.

Según informaron desde la UTA sólo se depositó $10 mil pesos a cada trabajador, correspondiente al mes de enero. A once días de febrero, aún resta la otra parte del salario.

Pero la problemática del transporte no sólo se reduce a los aspectos salariales. La falta de respuestas por parte del Gobierno de Alberto Rodríguez Saá en torno a los subsidios provocó que las empresas tomaran medidas que ya afectan el servicio regular.

No se descartan más suspensiones y despidos. En el caso concreto de Panaholma seis choferes ya quedaron sin empleo.

Lo cierto es que la crisis del sector fue advertida por los empresarios el pasado 6 de febrero en una conferencia de prensa en la que manifestaron su necesidad de mantener una reunión urgente con el gobernador para abrir puertas a una solución.

El contexto

La dificultad que atraviesa el sector en la provincia se remonta a la modificación del esquema de subsidios que promovió la gestión de Mauricio Macri, mediante la cual se otorgó una política de autonomía a las jurisdicciones y desde enero se reformuló el financiamiento.

La semana pasada el intendente Enrique Ponce dejó expuesto al Gobierno de Rodríguez Saá revelando que “recibió los fondos de Nación, pero no los destinó al Transporte”.

Una “situación crítica”

Los problemas en el servicio no afectaron únicamente a las empresas de los corredores más cercanos a la capital puntana, sino que integró la totalidad del sector.

En ese sentido la Cámara de Transportistas de San Luis coincidió en el pedido de la suba del boleto en un 30%. Según señalaron, el colapso en los recorridos se ha provocado a partir de enero dado que sin la compensación el pasaje debería costar un porcentaje más elevado de lo que se cobra actualmente.

Para el corredor San Luis-La Punta por ejemplo, tendría que oscilar los $50.

Este panorama repercutió en la economía de las empresas y por ende en las cerca de 400 familias que se sustentan por la actividad. Dada la problemática y la imposibilidad de mantener equilibro en las finanzas, se podría dar la reducción del 30% de los recorridos, que se traduciría en una merma importante de empleados.

Estos problemas se tornaron insostenibles, a pesar del tarifazo que el Gobierno autorizó en enero pasado para las compañías que recorren el interior.

De acuerdo a lo que sostienen los empresarios, la recaudación diaria apenas alcanzó para cubrir el combustible.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR