X

Viajó de Alemania a Paraguay para casarse en el Día de los Enamorados pero era una estafa

La mujer había mandado 500 mil euros a un hombre para construir su hogar juntos y cubrir los gastos de la boda. Ahora está varada en el aeropuerto de Asunción.

Heide Mareike Rachid con la imagen de su enamorado.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 15/02/2019 20:49
PUBLICIDAD

Heide Mareike Rachidi conoció a Blas Antonio Bogado por las redes sociales hace un año y al poco tiempo se enamoró. No les importaba ni la distancia ni las dificultades para comunicarse, ella alemana, él paraguayo, y la relación llegó a tal punto que el martes Rachidi viajó a Paraguay para casarse con él en el Día de los Enamorados. Mientras estaba en tránsito en San Pablo, Brasil, Bogado le dijo que había terminado la relación. Y cuando la mujer llegó a Asunción, descubrió que había sido estafada.

No había amor. Ni siquiera existía Blas Antonio Bogado. El número de DNI de su “enamorado” virtual corresponde al de Daniel Céspedes, preso en la cárcel de Tacumbú por un caso de homicidio y con una condena de 25 años.

Rachidi está varada desde el 12 de febrero.

Según el diario paraguayo La Nación, a lo largo de los últimos meses la mujer le había girado importantes sumas. Fueron primero 5.000 euros, luego 10.000 y posteriormente 500 mil euros destinados a la construcción de una casa y los preparativos para la boda, aunque no quedó claro exactamente cuánto le mandó.

Segura de que iba a cambiar de vida, Heide había comprado sólo un pasaje de ida y desde el martes está varada en el aeropuerto Silvio Pettirossi, según explicó el jefe de Seguridad del lugar, Sergio Martínez, ya que no cuenta con el dinero para volver a su país.

Fue justamente eso lo que llamó la atención de las autoridades, cuando después de dos días se dieron cuenta de que la mujer pedía dinero a otros pasajeros para poder comprarse comida.

Al diario ABC la autoridad aeroportuaria explicó que Rachidi estaba como avergonzada. No quería mostrar su identificación, no pidió ayuda y no quería hablar.”No es normal su actitud”, manifestó el administrador del aeropuerto, Fernando Gallardo.

Según contaron, llevarán durante la mañana a Rachidi a la embajada de su país para que la puedan asistir.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR