X

Una familia quedó en la calle luego de que el Gobierno arrasara su casa

Se trata de una precaria vivienda de la zona de La Tranca, en el límite con San Juan. Una mujer con sus 4 hijos y 5 nietos quedaron sin nada luego de que, en el marco de una expropiación, una máquina destrozara su rancho.

La familia quedó en la calle.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 24/02/2019 08:06
PUBLICIDAD

El jueves, una familia que vivía en un “ranchito” en la zona limítrofe con San Juan, más precisamente en el kilómetro Nº410 de la Ruta 20, fue sorprendida por un grupo de personas que se acercaron con una orden judicial que estipulaba que debían abandonar la propiedad.

A pesar de que suplicaron para que no se concretara la medida, sin más explicaciones procedieron a derrumbar la vivienda.

La gente vivía en condiciones humildes, desarrollaban tareas rurales y se sustentaban de algunas gallinas y chivos. Ahora quedaron en la calle y pasaron sus horas al costado de la ruta.

El rancho fue arrasado en su totalidad. (facebook)

El grupo familiar que se vio afectado está conformado por Saturnina “Nina” Agüero, una mujer de alrededor de sesenta años que está a cargo del hogar, sus cuatro hijos y cinco nietos.

El Chorrillero mantuvo un diálogo con su hermana, Cecilia Agüero, para conocer mayores detalles de un caso que en pocas horas se hizo viral en las redes. Según señaló, tiempo atrás el Gobierno de San Luis inició una serie de expropiaciones en el marco de la entrega de tierras para la Comunidad Huarpe. El terreno de Agüero integraba dicho plan.

Saturnina Agüero tenía todos los papeles que certificaban que las tierras eran de su propiedad, en conjunto con sus hermanos. Incluso nació y pasó toda su vida allí; ahora la casa quedó destruida.

La familia tuvo que pasar las horas a la vera de la ruta. (facebook)

Cuando supo de las proyecciones del Gobierno, se oponía al hecho de dejar su casa. Aún así ante la inminente medida tanto ella como varios de sus hermanos firmaron un papel para dejar el terreno en buenos términos.

Sin embargo por entonces la expropiación no prosperó porque uno de los hermanos no había firmado el documento y continuaron en el lugar bajo la idea de que la propiedad no sería cedida.

El jueves esa idea cambió rotundamente.

“Llegaron de golpe, los sacaron y ahora no tiene a donde irse. Llegaron con la orden judicial, las máquinas y arrasaron con todo; ella tiene hijos, nietos, y encima de experimentar el terrible momento tuvieron que irse a la ruta con las pocas pertenencias que alcanzaron a sacar”, relató su hermana.

Una máquina arrasó con todo el rancho. (facebook)

Asimismo los problemas no terminaron allí. Sufrieron “amenazas” y ni siquiera los dejaban acomodarse momentáneamente a un costado de la ruta.

Para graficar, La Tranca es una zona prácticamente desértica. El sol golpea fuerte, más allá de las elevadas temperaturas que se registraron en los últimos días; y en el sector no tenían a nadie que pudiera asistirlos.

En ese contexto, Agüero tuvo una descompensación y fue trasladada a Encon, San Juan.

“Al principio no sabíamos qué le había pasado porque no hay señal telefónica en la zona, luego nos enteramos que la atendieron en Encon. Se le había adormecido la cara y sentía dolor en el pecho, fue medicada y ya le dieron el alta”, indicó su hermana.

Desde entonces la familia pide “justicia”. Bajo esa premisa iniciaron una serie de publicaciones en facebook donde se detalla un resumen de lo acontecido y se exponen imágenes del momento en que derrumbaron la casa.

Algunos parientes se dirigieron a la Municipalidad de 25 de Mayo, San Juan, para ver si podían intervenir en el caso ya que el hogar estaba ubicado en un sector que “podría ser jurisdicción” de la provincia vecina; pero todavía no tienen novedades.

“Ella es una mujer sola, no tiene marido, no sabe leer ¿cómo pueden aprovecharse así? Es una crueldad lo que han hecho, que tomen las tierras que quieran pero no tiren la casa de esa forma tan violenta, encima lo más triste es que ella pagaba sus impuestos como cualquier ciudadano”, expresó.

Hasta que logren encontrar respuestas al problema, piden la solidaridad de la gente para que les acerquen agua y los asistan en los aspectos más elementales. “No se si alcanzaron a sacar abrigos, es peligroso sobre todo por la noche y las tormentas que puede haber”, añadió en referencia a la situación de calle que afrontan.

La comunicación con la familia es complicada por la falta de señal y wifi, con lo cual sus parientes no tienen mayores novedades del caso. Lo cierto es que apuntan contra el Gobierno de Alberto Rodríguez Saá.

“El Gobierno quiere algo y lo toma. Obligan a la gente a firmar (las expropiaciones), mi hermana no quería dejar su tierra, es lo único que tenía, lo que sucedió fue violencia contra una mujer, un atropello”, culminó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR