X

La UTA anunció una nueva medida fuerza en el servicio interurbano

Fracasaron las negociaciones con la patronal y van a un paro. La “abstención laboral” se aplicará a partir de este viernes y prevén que se extenderá por más de 24 horas.

La UTA reclama el pago de salarios de los choferes.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 26/02/2019 23:54
PUBLICIDAD

Este martes las empresas del transporte interurbano mantuvieron una reunión en Buenos Aires con la mesa gremial de la UTA, en la que se trataron las principales problemáticas del sector.

Según confirmó el secretario General del gremio en San Luis, Iván Piñeyro, “no se llegó a un consenso” en la audiencia y por ello el viernes realizarán la abstención de tareas por más de 24 horas.

La medida, que de acuerdo a Piñeyro alcanza a todas las empresas, podría ser rectificada en el caso de que se solucione el pago de haberes. También buscan que se reincorpore a los trabajadores despedidos.

Una vez más los usuarios se verán afectados por los inconvenientes en el sector y la falta de respuestas del Gobierno provincial.

A principios de mes los transportistas habían requerido la suba del 30% del boleto, como modo para enfrentar las dificultades financieras. Aun así advirtieron que de materializarse el incremento, no alcanzaría a cubrir la totalidad de los gastos.

La crisis del transporte que experimenta la provincia, que no sólo se reduce a aspectos salariales, se remonta a principios de este año cuando se implementó la modificación del esquema de subsidios a nivel nacional.

La disposición generó una política de manejo de recursos de modo autónomo en términos intrajurisdiccionales y para ello se creó un fondo compensatorio. En San Luis no se gestionan políticas para la readecuación de los subsidios.

De hecho semanas atrás el intendente Enrique Ponce expuso al Gobierno de Alberto Rodríguez Saá advirtiendo que “recibió los fondos de Nación pero no los destinó al transporte”.

Ya hubo una protesta.  Los usuarios habían sido afectados por asambleas en punta de línea que redujeron considerablemente las frecuencias y hasta se había advertido la posibilidad de un paro de 10 días, que finalmente se desistió.

Sin embargo ahora la UTA tras reunirse con las empresas Blanca Paloma, Panaholma,  María del Rosario, Sol Bus, Transporte Juana Koslay, Transporte Polo, Polo Sur y Panamericana, dispuso la nueva medida de fuerza.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR