X

Advierten a los padres sobre el peso de la mochila para proteger la espalda de los chicos

La carga de la mochila no debe superar al equivalente al 10% o 15% del peso del niño, según aconsejan pediatras y kinesiólogos especialistas en la materia.

Se recomienda pesos no mayores a 10% del peso del niño y no cargar las mismas por un tiempo superior a los 15 a 20 minutos".
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 02/03/2019 10:41
PUBLICIDAD

El exceso de peso en las mochilas es un grave problema entre los niños, y este se ha visto con mayor frecuencia en los últimos años. Los expertos aseguran que las consultas por dolores en la espalda y en el cuello se multiplican en los consultorios pediátricos y la mayoría de ellos tienen directa relación con la sobrecarga en sus bolsos escolares.

Frente a esta situación, recomiendan poner especial atención al momento de comprar las mochilas, cuya calidad debe estar relacionada especialmente a la talla del niño y a los elementos que se le vayan a cargar.

Aseguran que prevenir y adecuar la carga siempre será beneficioso para el cuidado del niño, más allá de que las consecuencias se concreten o no. La carga que el niño puede soportar en su espalda no debe superar el equivalente al 10% o 15% de su peso, aunque se debe tener en cuenta que esto puede variar según la constitución, la edad y el estado físico de cada uno.

Daño

“El hecho de cargar a diario una pesada mochila con útiles escolares sobre las espaldas, puede causar en los niños severos trastornos sobre su salud. El síntoma más frecuente e importante es el dolor de espaldas, afección que puede prolongarse hasta la vida adulta”, advirtió el Dr. Ángel Muratore, médico especialista en pediatría.

Agregó que “para evitar los daños sobre la salud del niño, se calcula que el peso máximo que debe cargar un pequeño es el 10% de su peso. Por ejemplo, para un niño de 7 años, que concurre a un segundo grado y que pesa aproximadamente 22 kilos, para no causar daño, su mochila no debería pesar mucho más de 2 kilos, algo que con frecuencia no se cumple”.

Asimismo, contó cuáles son las afecciones más frecuentes, que incluso suelen llevar al niño a la consulta médica.

“Una mochila pesada, puede causar dolor de hombros, cuello y espalda. El peso excesivo genera tensión en los músculos y articulaciones, que se traduce en dolor y malas posturas. Al ser usada en forma incorrecta, el peso puede tirar al niño hacia atrás, y para compensar esto, el niño dobla su cadera hacia adelante, arqueando la espalda, causando a largo plazo deformidades o malformaciones tales como la cifosis (curvatura anormal de la columna con concavidad anterior) o escoliosis (desviación lateral de la columna)”, explicó el Dr. Muratore.

Prevención

Respecto de la prevención de este problema, refirió que “la mejor forma de prevenir las lesiones es no superar el peso y el tiempo máximo permitido de uso. Se recomienda pesos no mayores a 10% del peso del niño y no cargar las mismas por un tiempo superior a los 15 a 20 minutos”.

Aconsejó también distribuir uniformemente el peso de la mochila por todo el cuerpo.

“Las mochilas deben tener hombreras anchas y acolchadas. Además, la altura y el ancho de las mochilas no deben superar el alto y el ancho de los hombros. Y se la debe cargar sobre ambos hombros, y es fundamental llevar solo lo indispensable. El uso de mochilas con ruedas, es una opción para no sobrecargar las espaldas de los niños”, recomendó el profesional.

Puede resultar grave

La Sociedad Argentina de Pediatría también manifestó sobre esta problemática, y en uno de sus artículos puntualizó que “el exceso de peso en las mochilas es un grave problema, ya que la columna aún es inmadura, y los huesos están en crecimiento”.

“A pesar de que algunos expertos afirman que la salud del niño no se ve afectada por el mal uso de la mochila escolar, nosotros aconsejamos tener muy en cuenta este aspecto, ya que prevenir y adecuar la carga siempre será beneficioso para el cuidado del niño, más allá de que las consecuencias se concreten o no. Una recomendación útil para prevenir futuros dolores es practicar algún deporte, o realizar ejercicios para fortalecer los músculos de la espalda”, aconseja.

Explican los profesionales de la institución que “entre los 9 y los 13 años, los niños son más vulnerables”, y recomienda que padres y docentes deben prestar especial atención y aconsejar a los chicos para descartar cargas inútiles en sus mochilas”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre: ,

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR