X

Con la participación de Alberto R. Saá y el kirchnerismo, el PJ nacional aprobó el frente electoral

El Justicialismo dio arranque formal al “modo campaña” y consiguió una foto plural pero con varias ausencias, al tiempo que el ala kirchnerista convocó a sumarse al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y a los gobernadores de Alternativa Federal para “ampliar la unidad”.

Sólo dos gobernadores, Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y Gildo Insfrán (Formosa), asistieron al congreso.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 07/03/2019 22:06
PUBLICIDAD

La ausencia de la mayoría de los gobernadores peronistas en el congreso partidario realizado hoy en el microestadio de Ferro, a meses de las elecciones presidenciales, fue el dato político de la jornada porque el encuentro fue dominado por el kirchnerismo.

En comparación, la foto del escenario central de hoy con la de 2015 en Parque Norte, junto al entonces candidato Daniel Scioli, tuvo mucho menos figuras de peso territorial a nivel nacional, por la ausencia de mandatarios provinciales que integran Alternativa Federal, como un espacio alternativo a Cambiemos y al kirchnerismo.

Sin embargo, el dato de que solo dos gobernadores, Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y Gildo Insfrán (Formosa), asistieron al congreso no resultó tan desalentador para los congresales que claman por la unidad, en vista de que los no concurrentes enviaron a sus representantes y dijeron presente algunos vicegobernadores, publicó Télam.

En la lista de ausentes, figuraron los gobernadores Juan Manuel Uturbey(Salta), Sergio Casas (La Rioja), Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Juan Manzur (Tucumán), Lucía Corpacci (Catamarca), Carlos Verna (La Pampa) y Mariano Arcioni (Chubut). En el caso de Chaco, Santa Cruz, Santiago del Estero y Tierra del Fuego asistieron sus vicegobernadores: Daniel Capitanich, Pablo González, José Neder y Juan Carlos Arcondo, respectivamente.

Por su parte, de los doce congresales de Río Negro liderados por el intendente de General Roca, Martín Soria, solo faltó uno: el senador Miguel Pichetto.  Los gobernadores que le dieron totalmente la espalda al congreso fueron Juan Manuel Urtubey (Salta) y Juan Schiaretti (Córdoba), quienes no enviaron a sus congresales, mientras que el resto de las provincias tuvieron representantes, confirmaron a Télam fuentes partidarias.

Respecto a la ausencia del peronismo cordobés, el diputado y candidato a gobernador de Córdoba por Unidad Ciudadana, Pablo Carro, manifestó: “El PJ cordobés debería haber mandado a sus congresales para discutir la estrategia electoral en el interior del partido”. Asimismo, el ex jefe de Gabinete kirchnerista Alberto Fernández desdramatizó la ausencia de los gobernadores al afirmar que dialogó con todos y le dijeron que estaban representados por sus congresales. “Lo preocupante es que no manden a los congresales”, cerró.

Otro de los que asistieron fueron los legisladores José Luis Gioja, Daniel Scioli, Agustín Rossi, Eduardo de Pedro, Fernando Espinoza, José Mayans, Luis Beder Herrera, Andres Larroque, Daniel Filmus y Felipe Solá, entre otros.  Entre los intendentes bonaerenses se destacaron Verónica Magario (La Matanza), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Julio Zamora (Tigre), Mariano Cascallares (Almirante Brown), entre otros.

Del mundo sindical asistieron Hugo Moyano (Camioneros), Hugo Yasky (CTA), Antonio Caló (Uom), Ricardo Pignanelli (Smata), Héctor Daer (Sanidad), Victor Santamaría (Suterh).

“Espero que con este Congreso podamos convocar a Sergio, a los gobernadores, que todos entiendan que tenemos que unirnos para superar este tiempo”, expresó el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández en declaraciones a NA. Por su parte, el diputado nacional de La Cámpora Eduardo “Wado” de Pedro señaló: “Reafirmamos el camino de la unidad, llamamos a conformar un gran frente opositor sin exclusiones, e invitamos a Sergio Massa y a los gobernadores peronistas a dirimir roles y candidaturas en las PASO que fija la ley”. Ambas declaraciones resumieron el objetivo central del encuentro, cuyo resultado formal fue autorizar al partido a iniciar las negociaciones con otras fuerzas políticas para el armado de un frente opositor. 

Más allá del tenor de los discursos y la foto de rigor con el correspondiente análisis de las presencias y ausencias, el Congreso Nacional del PJ en Ferro dejó otras “perlitas” que le dieron color a la jornada.    A tono con las nuevas tendencias 2.0, la juventud del PJ llevó al predio de Ferro unas letras gigantes de telgopor que, puestas unas con otras, conformaban la consigna “#NosUnimos”, hashtag que buscaron afanosamente imponer en las redes sociales.

Así que con esa parafernalia de fondo posaran los principales referentes del PJ, a medida que iban llegando al club de Caballito: algunos de los “modelos” elegidos fueron Felipe Solá, Jorge Taiana y Alberto Fernández. A un costado del microestadio se montó un puesto de libros y revistas temáticos del peronismo y en el catálogo figuraban títulos de John William Cooke, Juan José Hernández Arregui, Raúl Sacalabrini Ortiz y otros clásicos del nacionalismo revolucionario.

A diferencia de los libros, los choripanes quedaron afuera del predio de Ferro, sobre la calle Avellaneda, para el disfrute de algunos militantes. Uno que volvió a recibir un papel destacado en el reparto del PJ fue Guillermo Moreno: relegado en los últimos tiempos, como si fuera el “patito feo”, esta vez fue sentado en la mesa principal junto a los popes.

El ex secretario de Comercio hizo buenas migas con el secretario general de La Cámpora, Andrés “Cuervo Larroque, -otro que reapareció- y esbozó una sonrisa cada vez que algún orador mencionaba despectivamente la palabra “oligarquía”.  Aunque para el gran público se trate de un desconocido, en Ferro uno de los más aclamados fue el intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini, quien llegó acompañado por militancia de su municipio.

En tanto, el presidente del PJ, José Luis Gioja, pidió un minuto de silencio por la muerte del ex procurador general Esteban Righi, y acto seguido un minuto de aplauso sostenido en honor al fallecido José Manuel de la Sota. No fue casual el homenaje al ex gobernador cordobés, fallecido el 15 de septiembre pasado en un accidente vial: el “Gallego” venía limando asperezas con Cristina Kirchner y se encaminaba a un acuerdo en el marco del PJ, cuando lo sorprendió la tragedia.

Paradojas del destino, los aplausos fueron estridentes entre muchos de quienes lo defenestraban hasta 2015, y en cambio no hubo ningún congresal de Unión por Córdoba, el movimiento “cordobesista” que lideró desde su fundación a fines de los noventa.  “Si viviera, estaría acá con nosotros. El Gallego quería la unidad, era un compañero que estaba buscando hablar con todos”, lo recordó Gioja.

Medio suelto entre el público, lejos de la “red carpet” del PJ, estaba el senador formoseño José Mayans, un convertido al kirchnerismo que en los primeros dos años de Mauricio Macri en el Gobierno le votó casi todas las leyes al oficialismo. Pero ya había dado indicios de su conversión el viernes pasado en la Asamblea Legislativa cuando fue uno de los legisladores que decoró su banca con los carteles que repartieron los K bajo el lema “Hay otro camino”.

La agenda de género estuvo bastante presente en las deliberaciones, con un llamado tanto de Victoria Onetto como de la diputada Cristina Álvarez Rodríguez a concurrir a la movilización del 8M y a defender la bandera del “Ni una Menos”.  En otro momento de la sesión, un grupo de militantes mujeres se unió en el grito de “paridad, paridad”, exigiendo de ese modo que se respete el cupo igualitario para las mujeres en las listas de candidatos.

Al final, la eterna marcha peronista de Hugo del Carril igualó a mujeres y hombres en un canto a pecho hinchado, reivindicando el histórico legado de Perón y Evita.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR