X

“Gisela es la jefa de campaña”, oficializó Adolfo Rodríguez Saá

Así respondió el candidato a gobernador por el Frente Juntos por la Gente cuando este medio le consultó sobre el rol que cumple su esposa en esta nueva carrera electoral.

Es la primera vez que delega esta responsabilidad en otra persona, porque siempre fue su propio jefe.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 10/03/2019 05:07
PUBLICIDAD

Y es que desde que el cinco veces gobernador salió otra vez a la calle para mostrar sus intenciones de tener las llaves del poder que ahora están en manos de su hermano, le cedió a Gisela Vartalitis un papel crucial.

Ayer, cuando inauguró la sede de la fuerza que lo promueve como postulante a la gobernación junto a Marcelo Sosa, dejó en claro que su esposa “es la jefa de campaña”.

Es la primera vez que delega esta responsabilidad en otra persona, porque siempre fue su propio jefe y se ocupó de absolutamente todo.

En esta parada Adolfo tiene de su lado a algunos dirigentes de peso y siguen firmes incondicionales como Carlos Sergnese, pero no le encomendó a ninguno de ellos la faena de estar al frente de las grandes decisiones.

Vartalitis fue el centro del escándalo cuando el el Gobierno de Alberto Rodríguez Saá le entregó un subsidio de $80 millones a su fundación, Mujeres Puntanas, que se creó en tiempo récord.

Para la oposición el hecho se hizo en un marco de “impunidad” y con “fines electorales”; dado que la entidad distribuyó electrodomésticos en plena campaña electoral.

Las ambiciones de Vartalitis distanciaron al senador de buena parte de su familia que no se privó de cuestionarla públicamente por las denuncias judiciales que tiene en Mendoza.

Además de su injerencia en las empresas del senador, se ocupa ahora del proyecto político que tiene como único objetivo llevar al ex presidente a la conducción de Terrazas del Portezuelo a partir del 10 de diciembre.

En la interna familiar es quien libra el cuerpo a cuerpo con el hijo del gobernador y actual secretario General, Alberto Rodríguez Saá. Ambos quieren la llave del poder.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR