X

Tucumán: denunciaron por “homicidio” a los médicos que le hicieron una microcesárea a la nena de 11 años abusada

La imputación a los doctores José Gigena y Cecilia Ousset es por la presunta comisión de delito de homicidio.

De acuerdo a lo que confirmó el abogado Salvador del Carril, la denuncia también abarca a la Defensora de Menores, Adriana Mónica Romano.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 11/03/2019 16:36
PUBLICIDAD

José Gigena y Cecilia Ousset, los médicos que le practicaron la microcesárea a la niña de 11 años que fue abusada por la pareja de su abuela, fueron denunciados penalmente por la presunta comisión del delito de homicidio culposo.

De acuerdo a lo que confirmó el abogado Salvador del Carril, la denuncia también abarca a la Defensora de Menores, Adriana Mónica Romano, por el incumplimiento como funcionaria púbica.

“En cuanto a los médicos, la imputación es la presunta comisión de delito de homicidio cuya víctima fue la menor. Y en cuanto a la defensora, es incumplimiento como funcionaria pública y desobediencia judicial”, detalló el letrado.

De acuerdo a lo que confirmó el abogado Salvador del Carril, la denuncia también abarca a la Defensora de Menores, Adriana Mónica Romano.

“La denuncia va dirigida, por el momento, en contra de los médicos que intervinieron. Y de la investigación penal pueden surgir nuevas personas que pueden resultar imputadas. No tenemos más información porque el tema se manejó con hermetismo. No podemos avanzar y denunciar a más personas hasta que no conozcamos la existencia de alguna conducta”, agregó Del Carril.

La historia de este aberrante hecho se dio a conocer el miércoles 6 de febrero, cuando la madre de la joven, identificada como Soledad Bazán, se presentó en la Unidad Regional Este de Tucumán y denunció que su hija había sido violada por un hombre de 65 años, actual pareja de la abuela materna de la niña.

Al llevar a su hija a un Centro de Atención Primaria de Salud (CAPS) le confirmaron que ya cursaba el cuarto mes de embarazo. La familia de la menor pidió la interrupción legal del embarazo, que le correspondía por ley al tratarse de una violación. Sin embargo, la fiscal Adriana Giannoni envió un oficio para que se protegiera “la vida desde la concepción”.

El 26 de febrero último, la menor fue sometida a una cesárea, y la beba trasladada a neonatología. Finalmente, el pasado 8 de marzo la chiquita, nacida con 25 semanas de gestación y 600 gramos de peso, sufrió una complicación respiratoria grave que produjo su fallecimiento.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR