X

Qué es el #Fridaysforfuture, el movimiento que desató una avalancha de protestas en más de 80 países

Miles de personas alrededor del mundo tomaron las calles. Estudiantes abandonaron sus aulas a pesar de los llamados de las autoridades. En Buenos Aires, la manifestación se realiza a las 17 frente al Congreso.

Jóvenes se manifiestan este viernes en el centro de Dresden durante la huelga escolar convocada por el movimiento "Jóvenes por el Clima" en todo el mundo para exigir a los políticos que adopten medidas en la lucha contra el cambio climático.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 15/03/2019 19:42
PUBLICIDAD

Miles de jóvenes en más de 80 países tomaron las calles este viernes para reclamar a los gobiernos acciones concretas contra el cambio climático. Con el hashtag #Fridaysforfuture, videos e imágenes de las protestas coparon las redes sociales. En Buenos Aires, la manifestación se realiza a las 17 frente al Congreso.

En Sidney, Australia, donde hubo una de las mayores concentraciones, miles de estudiantes dejaron las aulas vacías y salieron a las calles con pancartas con lemas como “Los mares se elevan, nosotros también”, “Cambia tu pensamiento, no el clima” o “Haré el examen de matemáticas cuando se tomen acciones”.

Los estudiantes australianos no escucharon los llamados de las autoridades para que asistieran a clase y acudieron a la manifestación convocada por el llamado movimiento asambleario “Juventud por el clima: viernes por el futuro”.

Una de las líderes del movimiento en Sidney, Vivienne Paduch, de 15 años, dijo a Efe: “Queremos que todos sepan que la lucha por el clima no es solo la lucha por una acción. Es una lucha global y concierne a todos por igual”.

La estudiante exigió una reducción de las emisiones fósiles contaminantes: “Lo más fácil que puede hacer Australia es mantener el carbón bajo tierra porque somos los mayores exportadores de carbón del mundo”.

Pero no sólo en Sídney los jóvenes abandonaron sus escuelas, también en Wellington, Bangkok, Hong Kong, Kampala y Roma. Además, se tiene previsto que la huelga estudiantil internacional se extienda de Boston a Bogotá, pasando por Daca, Durban, Lagos o Londres.

Estudiantes en Lausana, Suiza, se manifiestan contra el cambio climático.

En Francia, donde están previstas varias manifestaciones, un grupo de jóvenes bloqueó a primera hora la entrada de la sede del banco Société Générale en la Defensa, el barrio de negocios a las afueras de París, para denunciar su financiación “nociva” para el clima. Algunos agitaban pancartas mientras otros cantaban “¡No nos miren, únanse a nosotros!”.

Muchos jóvenes tampoco acudieron a clase en varias escuelas de Uganda, un país que “sufre deslaves, inundaciones, donde la gente muere debido al cambio climático”, denunció a la AFP Leah Namugera, de 14 años, durante una protesta en una escuela cristiana en la concurrida carretera entre Kampala y Entebbe.

Los adultos que se sumaron a los estudiantes que se manifestaron por el clima a la Puerta del Sol siguiendo la estela del movimiento Fridays For Future a su paso por la calle da Alcalá.

Algunos profesores y líderes locales trataron en varias ciudades de persuadir a sus estudiantes de no hacer huelga, pero estos esfuerzos fracasaron en su mayoría.

La vida en el planeta, amenazada

A pesar de 30 años de advertencias sobre las graves consecuencias del calentamiento global, las emisiones de dióxido de carbono alcanzaron niveles récord en 2017 y el año pasado.

Los científicos están de acuerdo en que si continúa la emisión de gases de efecto invernadero al ritmo actual puede conducir a hacer de la Tierra un planeta inhabitable.

“Sobre el cambio climático, tenemos que reconocer que hemos fallado”, dijo la adolescente sueca Greta Thunberg, convertida en símbolo de este movimiento, ante la clase dirigente mundial en Davos en enero.

El tratado de París sobre el clima alcanzado en 2015 exige situar la temperatura del planeta “por debajo” de +2 ºC e idealmente + 1,5 ºC. Pero el calentamiento del planeta está actualmente en camino de duplicar esa cifra.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU advirtió en octubre que sólo una completa transformación de la economía global y de los hábitos de consumo podría impedir una catástrofe climática.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR