X

Un odontólogo golpeó brutalmente a su esposa que es enfermera

El profesional que se desempeña en el centro de salud de San Jerónimo tenía “celos de los choferes que compartían las guardias” con su mujer. La agredió y la “arrojó” a la vía pública. Esperan que las autoridades tomen medidas para preservar la integridad de la víctima y del personal de la institución.

El caso conmocionó a la comunidad.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 21/03/2019 02:37
PUBLICIDAD

Un hecho de violencia de género conmocionó a los vecinos de la localidad, fundamentalmente al plantel que conforma el centro de salud. Todo se remonta al 27 de febrero cuando el odontólogo le propinó una paliza a su esposa que es enfermera.

De acuerdo a lo que consignó una fuente de la institución en diálogo con elchorrillero.com, ambos profesionales se desempeñaban en el dispensario. Como sucede en el sistema de salud la mujer debía cumplir con una serie de guardias.

Estas franjas horarias eran compartidas con los choferes, quienes dormían en un sector en común dedicado al descanso del personal. Eso motivo “celos” del odontólogo que reaccionó propinándole una paliza.

“La golpiza se produjo en la casa, pero la Policía notificó al centro de salud porque se trata de personal del hospital. Todos los compañeros estamos mal, además él se maneja con total impunidad y hasta dice que lo hemos difamado”, señaló la fuente.

Según se informó, la golpeó delante de uno de los dos hijos y la “arrojó” a la vía pública. Ella se escapó como pudo y se dirigió hasta la Subcomisaría Nº 20 a pedir ayuda.

En el momento de la intervención policial, el odontólogo de resistió pero finalmente fue detenido. La víctima hizo una denuncia y se generó una orden de restricción tanto para el hogar como para el nosocomio.

Con el correr de los días la enfermera desistió de la denuncia, sin embargo la restricción a la sala de primeros auxilios se mantiene vigente tras las medidas protocolares que tomó la dirección del centro asistencial.

“Estamos en una situación fea, el odontólogo discutió con la directora, la acusa de difamadora, los choferes temen encontrarlo en algún momento y que se genere una pelea. Esperamos que se tomen medidas”, dijo un integrante del centro de salud.

El personal planificaba un encuentro este miércoles con el jefe del Programa Capacitación y Comunicación para la Igualdad de Oportunidades, Guillermo Celi, con el objetivo de encontrar una solución al problema, especialmente la asistencia de especialistas para la mujer que “está afectada por el contexto de violencia”.

“La víctima llegó a enojarse con la directora porque promovió todas las acciones pertinentes; lo tomó como algo personal. Sabemos que se ha pedido que no queden sin trabajo, sobre todo por sus pequeños, pero la presencia de ambos se torna incluso peligrosa”, sostuvo.

La última novedad en torno al caso es que los libros de actas del centro médico donde se especificaron los hechos se habrían perdido. Por ello se hizo una exposición.

Más allá de la pérdida de la documentación lo cierto es que quedó todo constatado en la dependencia policial, donde incluso un médico que no trabaja en el centro elaboró el informe que certificó la paliza.

“Le pedimos a los superiores que consideren una solución que preserve sus puestos laborales. Pero la situación demanda una medida, es muy grave y no puede pasar por alto”, concluyó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR