X

El drama del agua en Los Manantiales y Toro Negro: 7 días sin servicio

Aseguran que los problemas se deben al deterioro de una serie de bombas que abastecen la zona. Los vecinos son asistidos por Bomberos Voluntarios y señalan que el inconveniente viene desde hace tiempo.

Hasta el momento el drama del agua potable no tiene solución.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 26/03/2019 14:27
PUBLICIDAD

Hace una semana que los lugareños padecen la falta de agua potable y hasta el momento no tienen soluciones concretas. Desde la higiene del hogar, pasando por el aseo personal, el lavado de ropa, el consumo y la preparación de alimentos, se ha visto afectado por los inconvenientes técnicos.

Un vecino damnificado que prefirió reservar su identidad, dialogó con elchorrillero.com para detallar la problemática. Según relató, tanto Los Manantiales (ex Villa General Roca) como Toro Negro, se proveen de agua potable por una bomba que se ubica en esta última localidad del norte provincial.

Un técnico que está analizando la situación les explicó que la bomba “seguramente se ha quemado”, pero no es un dato preciso ya que no se sabrá hasta que no se extraiga para su revisación.

“Antes tenían un aparato de auxilio pero estaba roto, o sea que ahora los dos artefactos están averiados. Además hay otro pozo que tiene dos bombas, que también están rotas con lo cual no hay forma de abastecimiento”, señaló.

En este sentido han intentado hablar con las autoridades para encontrar una pronta solución. Tanto desde el Municipio, como San Luis Agua, tienen conocimiento del conflicto pero la respuesta no es alentadora: “Ya lo arreglarán, está todo encaminado”. Así han pasado siete días.

“La responsabilidad le compete a San Luis Agua (que tiene los medios para extraer la bomba cuando se rompe) y a la Municipalidad (que posee la concesión del agua)”, especificó.

La última promesa decía que el pasado viernes la gente podría ver normalizada la distribución de agua. Sin embargo, los días pasaron y todo sigue igual.

Las dificultades y las soluciones provisorias

Hasta la publicación de esta nota la realidad es clara. Las actividades cotidianas no pueden interrumpirse, sin embargo, la falta de agua las complica en gran medida.

“La sala de primeros auxilios se ve perjudicada, la escuela también, de hecho los chicos pueden llevar botellas o algún vecino les puede conseguir un poco de agua para prepararles el mate cocido o lavar los baños, pero todo con precariedad”, aseguró la fuente. Estos problemas vienen de larga data.

Por el momento salen del paso con la ayuda de Bomberos Voluntarios que consiguen agua desde otro tanque y la distribuyen a las familias de la zona.

Por su parte el técnico que se encuentra tratando de solucionar los inconvenientes “pidió unos metros de caño para una conexión provisoria, pero no había en la Municipalidad”, según se supo. Incluso le estarían debiendo dinero de un arreglo que hizo el año pasado 2018.

Para los vecinos, “con poco dinero” se podrían reparar las bombas, incluso hasta se podría tener algunas de repuesto.

“Hay una forma de hacer una conexión y no la hacen porque no quieren o porque les falta un poco de madurez, inteligencia. Nosotros tenemos tres sistemas de agua, un pozo convencional, otro pozo que tiene un sistema automático y el acueducto de Río Amieva que abastece a gran parte del departamento”, detalló.

De este modo entienden que están dadas las condiciones para concretar un circuito de agua que abastezca constante. Aseguró que “así ni se gastaría energía”.

Por lo pronto el drama del agua potable no tiene solución y se suma al historial de conflictos que mantiene el servicio desde que la Municipalidad tomó la concesión para su distribución.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR