X

Estafa a un sueño: un puntano prometió una prueba en Rosario Central y huyó con $150 mil

El supuesto coordinador de inferiores invitó a chicos de entre 13 y 18 años a “prácticas” que organizaba el club rosarino a cambio de $3 mil en conceptos de viáticos.

foto: infobae
La estafa fue por $150 mil.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 26/03/2019 21:24
PUBLICIDAD

El fraude masivo que se montó en Posadas, Misiones prometía una sola cosa: una prueba en Rosario Central y la oportunidad de convertirse en un futuro jugador profesional. Según publicó Infobae, el organizador de toda la movida es oriundo de San Luis.

Pero cerca de 50 jóvenes vieron como ese sueño se escapó luego de un mensaje clave: “Disculpen yo nunca fui de Rosario, soy de la provincia de Entre Ríos. Hice esto porque mi mamá padece cáncer. Ojalá lleguen a ser jugadores. Mil disculpas”.

Así, los chicos y sus familiares se toparon con la noticia de que fueron estafados y que el hombre huyó con $150 mil.

Esas fueron las últimas palabras de quien se había presentado como Iván Amaya. Más tarde, luego de investigaciones que hicieron los propios afectados, se llegó a la conclusión que no era de Entre Ríos sino puntano.

El mensaje lo envió el jueves 21 de marzo a las 14:04 y automáticamente abandonó el grupo de Whatsapp “Pruebas Rosario Central”, que él administraba.

En total fueron 50 chicos los estafados. (Foto: Infobae).

En concreto promocionaba el evento por las redes sociales donde afirmaba que la institución buscaba chicos de categoría 2000 a 2005, sean defensores, volantes o delanteros. También incluía formar parte de la pensión a partir de junio.

Lo único que solicitaba como requisito eran los datos personales: nombre, DNI, tutor, club en el que estaba fichado y posición en la cancha.

A medida que el montaje se tornaba serio y ganaba intensidad, cada vez más aspirantes querían participar. El grupo llegó a tener 70 integrantes.

“Amaya” respondió cada una de las inquietudes de los padres con sobriedad y tranquilidad, y de esta manera se ganó la confianza de todos.

Juan era uno de los que soñaba con quedar en el examen. Le comentó a su madre sobre la idea y aceptó. La mujer se reunió en varias ocaciones con el estafador y siempre le inspiró seguridad.

Para poder participar de la “prueba” chicos debieron hasta cocer sus botines. (Foto: Infobae).

“Sonaba todo creíble, no levantaba sospecha. Él era tranquilo, muy sereno, les explicaba las cosas mil veces a los chicos que les preguntaban todo”, comentó.

Estos entrenamientos iban a realizarse el próximo viernes pero luego lo adelantó al 22 de marzo y nunca más supieron de él.

Con este panorama, los familiares fueron a buscarlo al hotel donde se hospedaba pero no se encontraba.

Realizaron la denuncia en la Comisaría de Misiones ese mismo día y una brigada de investigación se dispuso a tratar el caso. Desde CiberCrimen colaboraron para la averiguación de su identidad.

Un poco de luz y una verdadera prueba

La desolación de los chicos repercutió directamente en las oficinas de Rosario Central. El club “Canalla” emitió un comunicado en el que se compromete a darles una oportunidad a los 50 jóvenes postulantes.

“Dicho suceso nos llenó de un profundo dolor no solo por el perjuicio económico causado a las familias implicadas, sino también porque una gran cantidad de juveniles sufrieron una profunda desilusión al no poder cumplir con su anhelo de tener una prueba en nuestro Club. Es por eso que Rosario Central ha resuelto organizar una prueba de la mano del Área de Captación en Misiones, para todos aquellos pibes que fueron estafados y que ahora tendrán la posibilidad de realizar esa prueba con la que se habían ilusionado”, sostuvo la institución.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR