X

Con el gobernador tatuado en su espalda, Ernesto Ali vuelve al ministerio de Seguridad

En su primera experiencia estuvo 16 meses al frente de la cartera. La anterior salida del funcionario albertista puro, nunca fue aclarada por el Gobierno. Cambios en clave electoral.

El gobernador designó otra vez como ministro de Seguridad a Ernesto Ali.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 28/03/2019 01:27
PUBLICIDAD

Alberto Rodríguez Saá metió manos hoy en forma sorpresiva en el gabinete para atender las urgencias de la campaña que lo tienen como candidato a la reelección.

El gobernador designó otra vez como ministro de Seguridad a Ernesto Ali. Su anterior paso se extendió formalmente desde febrero de 2017 a junio 2018, aunque en el último tramo en realidad no ejerció la función.

Dejó el cargo en medio de versiones que se originaron en una internación de urgencia y que se mantuvo en secreto hasta último momento.

Se ha ganado la confianza del gobernador a partir de “gestos” que lo consagran como albertista de paladar negro. La última demostración de fe coincidió con el cierre de las listas de candidatos del PJ al tatuarse el rostro del gobernador en la espalda.

Es además un estrecho colaborador del secretario General de la Gobernación, Alberto Rodríguez Saá (h).

Ali permaneció ligado como asesor, tras la salida de la primera línea del gabinete. Se lo vinculó a una oficina desde la cual se hacen escuchas ilegales para el Estado, acusación que nunca fue desmentida.

Alberto Rodríguez Saá designó por segunda vez a Ernesto Ali en Seguridad.

Se alejó de Seguridad en medio de una crisis que persiste con el narcotráfico ganando terreno y la ola delitos en su punto más alto.

Con nuevo look y varios kilos menos, en su segunda gestión repartirá el tiempo con su rol de candidato a intendente de La Toma por el Frente Unidad Justicialista. En las últimas semanas se lo vio en reiteradas oportunidades reunido con trabajadores de los planes sociales en las parcelas.

Fue asesor legal de la Cooperativa Telefónica de La Toma en la época dorada de la institución, mientras explotaba el peaje de la ruta 20 en la década del ´90.

En la función pública fue jefe del Subprograma Demanda de la Vivienda y en Vialidad Provincial, entre otras responsabilidades. Más acá acompañó como asesor a Zulema Rodríguez Saá durante su presidencia en el Concejo Deliberante de San Luis.

Junto al actual Fiscal de Estado, Eduardo Allende, hace unos años fueron los asesores del periodista Marcelo Polino que estaba interesado en adoptar un hijo en San Luis.

Los movimientos del gobernador en el gabinete se inscriben definitivamente en la coyuntura electoral que lo tiene como protagonista junto a Claudio Poggi y Adolfo Rodríguez Saá.

Hace apenas unas semanas Alberto Rodríguez Saá descartaba en una conferencia de prensa posibles cambios en el elenco ministerial. Por ahora no se conocen oficialmente los motivos que lo llevaron a modificar su opinión porque la agencia oficial de noticias se limitó a anunciar las designaciones.

La realidad muestra que despegará a su candidato a vicegobernador, Eduardo Mones Ruiz de la segunda crisis que tiene en la mesa el Gobierno.

Al ministro de Gobierno, a cargo de la secretaría de Transporte, le explotó un conflicto que se materializó en un paro de casi dos semanas del servicio interurbano. Lo solucionó con un tarifazo y un préstamo de $35 millones para las empresas.

Diego González dejará este jueves el ministerio de Seguridad en estado de terapia intensiva para administrar la crisis del área de Transporte.

De su gestión queda la fallida “Operación Hereford”, uno de los mayores escándalos del Gobierno. Fue noticia porque desde una avioneta prestada y ploteada siguió el espectacular operativo de allanamientos, que quedó en la nada cuando la Justicia debió liberar a los acusados de abigeato contra un empresario ligado al poder.

Ahora González encabeza la lista de concejales del oficialismo en Villa Mercedes. Antes fue director de selección de profesionales del ministerio de Salud y director de Relaciones Laborales, entre otros puestos.

Alberto Rodríguez Saá apuesta a los polifuncionarios.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR