X

Vecinos de Pampa del Tamboreo no tienen agua potable

La situación en el paraje es crítica, el agua que utilizan se extrae a la vieja usanza y es reutilizada para diversas necesidades. Algunos vecinos son asistidos por Bomberos Voluntarios. Piden obras para mejorar la calidad de vida.

Juan Manuel Rigau
Los vecinos de la zona precisan obras para acceder al agua potable.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 12/04/2019 12:53
PUBLICIDAD

El agua necesaria para la salud no es una realidad en Pampa del Tamboreo. Ya sea para beber o preparar la comida, la extraen a través de diversas modalidades y el ingenio de los vecinos.

Logran acceder al agua potable gracias a la ayuda de Bomberos Voluntarios, que colaboran para juntarla en baldes. Otros recurren a los métodos antiguos y la recolección de la lluvia.

Pero el problema no termina allí dado que algunos tampoco poseen agua corriente, con lo cual gran parte de lo que reúnen es posteriormente reutilizado para el lavado de la ropa, la higiene personal, la limpieza del hogar entre otras actividades de la vida cotidiana.

El paraje, ubicado a unos 15 kilómetros de El Trapiche, está compuesto por conglomerados de viviendas que en algunos casos congrega entre las 6 y 7 casas. Alrededor de 100 personas habitan el lugar.

En este sentido las obras requeridas para solucionar el problema no pueden diagramarse de la misma manera que en un pueblo o una ciudad; lo cierto es que la asistencia no consiste en gastos exorbitantes o proyectos inviables, ya que sólo se necesitarían bombas o distintos receptáculos.

“Lo que haría falta es algún sistema de bombeo que logre abastecer desde alguno de los ríos cercanos o el dique (La Florida) que no está lejos. Luego habría que instalar un piletón para redistribuir el agua a la gente”, sostuvo el diputado Provincial Juan Manuel Rigau en diálogo con elchorrillero.com.

El contexto se replica a lo largo y ancho del departamento Pringles, donde muchos parajes y caseríos atraviesan las mismas problemáticas.

“El abandono en el interior es central, sabemos que no se pueden hacer tendidos por una sola vivienda, pero sí se pueden realizar algunos receptáculos especiales o comprar bombas para que los vecinos puedan tener agua y no dependan de nadie”, añadió.

En definitiva, los pobladores del paraje no tienen pleno acceso al agua y ello deviene en una disminución de las condiciones de calidad de vida.

Rigau señaló que para materializar soluciones es necesario que se trabaje “de la periferia al centro”.

“Trabajar de este modo significa encargarse de los pobladores del interior que no tienen condiciones necesarias para llevar su vida de una mejor manera. La presencia del estado en estos lugares no existe, necesitamos que se asista desde la periferia y que ello no se reduzca a un eslogan del Gobierno”, concluyó.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR