X

Lesa humanidad: la defensa expuso el “correcto” accionar del ex juez Eduardo Allende

La defensora Oficial argumentó que “no hay pruebas” que sostengan la acusación y pidió la absolución en todas las imputaciones.

Este viernes fue el último día de alegatos.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 13/04/2019 09:39
PUBLICIDAD

Este viernes al culminar los alegatos del tercer juicio por lesa humanidad en San Luis, Claudia Ibáñez expuso la defensa de Eduardo Allende. Hizo hincapié en la falta de pruebas, centró su atención en las torturas y se respaldó en el “cuerpo normativo de la época”.

Una de las líneas que mantuvo a lo largo del debate fue en base a lo dicho por la fiscalía que le reprochó al ex juez la falta de acción judicial. Ibáñez dijo que usar este argumento “es caer en un análisis parcial y arbitrario” ya que se debe tener en cuenta el “contexto legal”.

“La parte acusatoria consideró que las detenciones eran ilegales pero nosotros sostenemos que eran conformes a las leyes vigentes de ese momento”, afirmó luego la funcionaria en declaraciones con la prensa.

Concretamente, se lo acusa de la comisión de múltiples delitos durante la última dictadura cívico militar: privación ilegítima de la libertad en 23 casos, tormentos agravados en 21 y homicidio agravado en seis.

Es por eso que el ministerio Público Fiscal solicitó que se le aplique la pena de prisión perpetua. Cabe recordar que además de Allende, son juzgados el ex médico de la Policía de San Luis, Jorge Omar Caram y el ex teniente de Artillería Nº 141, Alberto Eduardo Camps,

A diferencia de las audiencias anteriores, Caram se ausentó por “problemas de salud”, en tanto que el resto de los imputados estuvieron presentes.

En otro pasaje de la exposición, hizo alusión a la “promesa anterior” que consistía en un “acuerdo tácito que tenía la Justicia con las fuerzas represivas con la finalidad de otorgar impunidad”. Aquí plateó varias interrogantes.

“¿Cómo fue esa promesa? ¿Entre quiénes se hizo? ¿De qué se trataba? Y agregó: “Esto es una construcción que no tiene asidero probatorio”.

En este sentido trajo a colación la inspección ocular que se realizó en el Juzgado Federal. Emplazado al lado de la ex Jefatura de la Policía provincial, es una de las principales pruebas que utilizó la fiscalía para “demostrar” las conexiones que tenía con el centro de detención del D2.

Puntualmente se detuvo en la inexistencia de una “puerta conectora” entre ambos edificios. Indicó que de esta manera, no había forma de que se comunicaran las fuerzas con el Juzgado.

Una singularidad que se dio fue que cuando exponía los casos particulares en la figura de homicidio, omitió un caso. Luego de un pequeño receso, volvió sobre sus pasos y lo mencionó.

Al hablar sobre las torturas se detuvo en el tiempo que trascurrió entre el hecho y la denuncia posterior.

Según aseguró, la intención era mostrar los “problemas” que conllevan investigarlas y que el ex magistrado tomó conocimiento “mucho después” de las acusaciones.

Al final y más allá de insistir en la absolución de Allende, Ibáñez propuso una subsidiaria relacionada a la autoría. Que en el caso de que ser condenado, lo sea como “cómplice secundario” y no como autor.

El final del debate

La próxima audiencia será el viernes 26 a partir de las 9:30. Allí la fiscalía realizará una réplica y se espera que la defensa haga una contraréplica.

Si bien se esperaba la sentencia para  marzo, la fecha de definición se estiró y estiman que recién el 10 de mayo finalizará el juicio.

Por Julián Pampillón.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR