X

El único detenido por el femicidio de Araceli Fulles fue quemado vivo en la cárcel

Dario Badaracco murió tras varios días de agonía. Tenía quemaduras en el 60 por ciento de su cuerpo.

Cedoc
Baradacco estaba siendo investigado desde que los familiares de la joven denunciaron su desaparición.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 14/04/2019 20:32
PUBLICIDAD

Dario Badaracco era el único detenido por el femicidio de Araceli Fulles, la joven que apareció asesinada y enterrada en una casa de José León Suárez en 2017, y fue quemado vivo hace una semana en la Unidad 2 de la cárcel de Sierra Chica. El recluso falleció ayer a la noche en el hospital de Olavarría, consignó Perfil.

Badaracco, de 31 años, sufrió quemaduras en el 60 por ciento de su cuerpo cuando se peleó en el Pabellón 10 de la cárcel con dos compañeros de celda, quienes le golpearon y tiraron agua hirviendo encima.

Fuentes cercanas a la investigación precisaron: “Lo golpearon, lo patearon y le tiraron agua hirviendo sobre el rostro, tórax, abdomen, región inguinal y piernas”. Ya se tomaron testimonios y el lunes 15 se llevará a cabo la autopsia del detenido. En la investigación interviene la Ayudantía de Delitos Carcelarios a cargo del Dr. Juan Mañero, bajo la coordinación del fiscal Lucas Moyano.

El caso. Badaracco estaba acusado del “homicidio doblemente agravado por haber sido cometido por una o más personas y femicidio”. El hombre declaró haber mantenido relaciones sexuales con Araceli la última noche que se la vio con vida, el 2 de abril de 2017.

Araceli salió a cenar con amigos, luego fue con ellos a una plaza muy cerca de su casa en San Martín y envió un mensaje a sus padres en el que los decía que se dirigía a su casa, pero nunca llegó. Después de 25 días de búsqueda, un perro ovejero localizó los restos de la joven enterrados en la casa de Badaracco.

El hombre estuvo prófugo de la justicia hasta que fue detenido en el barrio porteño de Flores cuando fue reconocido por una mujer que advirtió a personal de Gendarmería Nacional. Badaracco trabajaba de camionero en un corralón de la zona y tenía antecedentes por tres causas penales. En el vehículo que usaba los peritos encontraron cabellos que pertenecían a Araceli.

La causa que investigó el crimen de la joven de 22 años fue elevada a juicio, pero no tiene fecha de inicio. El único detenido era Bardacco mientras que el expediente también cuenta con ocho imputados que se encuentran en libertad: Hernán Badaracco, hermano de Darío; Marcelo Escobedo; Carlos Damián Cassalz; los hermanos Jhonatan y Emanuel Ávalos; Hugo Cabañas, Daniel Alanis y Marcos Ibarra. Todos están acusados de ser cómplices del femicidio.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR