X

Francisco obliga por decreto a obispos y religiosos a denunciar casos de abusos en la Iglesia

Por medio de un decreto impone una serie de nuevas normas contra los abusadores y encubridores de abusos sexuales, y la disposición de que todas las diócesis tengan listo, en 2020, un “mostrador” para recibir las denuncias de pederastía.

Por medio de un decreto el papa impone una serie de nuevas normas contra los abusadores y encubridores de abusos sexuales.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 09/05/2019 10:19
PUBLICIDAD

El papa Francisco dispuso hoy, por decreto, una serie de nuevas normas contra los abusadores y encubridores de abusos sexuales, como la obligación para los religiosos de denunciar los ataques y la disposición de que todas las diócesis tengan listo, en 2020, un “mostrador” para recibir las denuncias de pederastía.

A través del Motu proprio “Vos estis lux mundi” (“Ustedes son la luz del mundo”), el pontífice plasmó nuevos procedimientos para denunciar el acoso y la violencia, y asegurar que los obispos y los superiores religiosos sean responsables de sus acciones, en base a las conclusiones del encuentro sobre pederastía organizado en el Vaticano en febrero.

A lo largo de 19 artículos, el documento papal divulgado hoy establece la obligación para los clérigos y religiosos de denunciar los abusos y dispone que, para 2020, cada diócesis deberá tener un sistema que sea fácilmente accesible al público para recibir informes.

Cualquier religioso que tenga información sobre un posible caso de pederastía ” tiene la obligación de informar” a sus superiores, según la nueva norma, así como de las omisiones y encubrimiento en la gestión de los casos de abusos publicó Télam.

La nueva norma, que entrará en vigencia el 1 de junio, ratifica la presunción de inocencia para las investigacines y no altera las penas ya dispuestas por las leyes de la Santa Sede, al tiempo que mantiene como “absoluto e inviolable” el secreto de confesión.

El decreto, que regirá “ad experimentum” por tres años, busca sancionar las acciones u omisiones de obispos y superiores religiosos “con la intención de interferir o evadir” las investigaciones de los abusos.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR