X

El presidente de Victoria, que es jefe de la custodia del gobernador: “Yo me dediqué a jugar”

Tras el bochorno nacional que incluyeron heridos y un pésimo operativo de seguridad, Roberto Vallejo desligó de responsabilidades a la institución. Dijo que “el tema de seguridad era de otra persona”.

Vallejo es el presidente del club, jugador y jefe de custodia de Alberto Rodríguez Saá.
Actualizada: 13/05/2019 00:29
PUBLICIDAD

Lo que en principio se trataba de un partido por el Torneo Regional Amateur entre Sporting Club Victoria y Peñarol de San Juan, se transformó en una batalla campal.

El escándalo terminó con jugadores y allegados de la visita golpeados y heridos. La noticia se hizo eco en todo el país y esta mañana Todo Noticias logró una comunicación con el presidente; que no es cualquier autoridad ni tampoco representa a cualquier club puntano: es comisario mayor de la Policía y jefe de la custodia del gobernador Alberto Rodríguez Saá.

Durante los casi 10 minutos de entrevista, Vallejo se desligó de las responsabilidades y resaltó que los incidentes empezaron “cuando el técnico de Peñarol le pegó una trompada a un jugador de Victoria”.

“Hay que saber cómo fueron los hechos. Ellos dan la versión y nosotros la nuestra”, fue su reflexión.

Pero las imágenes hablan por sí solas. Muestran en detalle la invasión de los hinchas a la cancha y la inacción de un operativo policial del que nadie se hizo cargo.

“Me dediqué a jugar, ayer era jugador. El tema de seguridad era de otra persona”, fue su respuesta en relación a la seguridad que en el partido no los cuidó a los visitantes.

Desde un principio el ambiente estuvo envuelto en una violencia inusitada ya que durante la noche previa, el conjunto sanjuanino fue agredido con bombas de estruendo. Y a lo largo de la semana trascendieron amenazas.

En medio del partido los simpatizantes ingresaron al campo de juego y comenzaron a agredir a los futbolistas sanjuaninos.

“Cuando se suspendió quisimos salir de la cancha pero nos cerraron el portón, se armó una batalla campal y nos empezaron a pegar, no había cómo salir”, relató el director técnico, Cristian Bove.

Con los hinchas encima, los jugadores no tuvieron otra salida: comenzaron a saltar el alambrado. Uno quedó tendido por fuerte golpe que recibió en el pecho.

Para el club visitante todo pasó porque la “zona estaba liberada”.

“Siempre quise calmar los ánimos y a la gente, para poder continuar”, quiso dejar en claro Vallejo.

Además aceptó que hubo “negligencias en el operativo” e indicó que se reunirá con la comisión directiva para analizar lo sucedido.

Victoria es uno de los clubes predilectos del Rodríguez Saá y la muestra como una institución modelo. Allí se construyó la primera escuela generativa y en los últimos años recibió una fuerte ayuda en infraestructura.

Ahora, solo resta saber las sanciones que tomará la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) que, en principio, serían ejemplificadoras.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR