X

La educación en San Luis; alumnos especiales en aulas que se llueven y escuelas sin clases

A lo largo de la semana las dificultades resonaron en varios puntos de la provincia; desde Merlo hasta Nahuel Mapá. Los problemas edilicios, la falta de mantenimiento y las instituciones cerradas preocupan a cientos de padres.

por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 20/05/2019 00:04
PUBLICIDAD

En la villa turística los reclamos se sintieron en dos establecimientos, casi al mismo tiempo. Los alumnos por un lado y las autoridades por el otro tuvieron que salir para que los escucharan y  lleguen las soluciones.

Uno de los casos más graves envuelve a la comunidad educativa del Centro Especial Mirlo. Los pedidos para que se arbitren las medidas y los edificios se acondicionen para que alumnos puedan estudiar sin peligros y un modo más digno, llegó esta semana hasta el Concejo Deliberante.

Centro de Educación Especial Mirlo.

La institución es de gestión privada municipal y es la única en la zona que recibe a estudiantes con discapacidades. En total son 100 y están divididos en tres niveles. No todos son de Merlo, sino que día a día viajan desde Tilisarao y San Pablo para poder educarse.

Como desde la gestión de Miguel Ángel “Rody” Flores no llegaron las respuestas, los padres y directivos decidieron acudir a la banca del vecino y exponer la situación ante los concejales. El tema no fue una sorpresa para los legisladores. Los problemas que atraviesa el Mirlo son de vieja data y conocidos.

La escuela tiene tres edificios ubicados en diferentes sectores de la ciudad. Uno en el parque industrial, donde se desarrolla la capacitación laboral y formación integral: allí es secundario en modalidad especial.

En el segundo, situado en la zona céntrica, funciona el nivel dos, modalidad primaria. En otro punto del centro, pero más alejado, se encuentra el nivel uno donde se trabaja la estimulación temprana.

La falta de mantenimiento muestra a la institución con serios problemas de infraestructura. “Se dificulta mucho dar clases, sobre todo los días de lluvia”, contó la directora del Mirlo, Vanina Zavala en declaraciones a elchorrillero.com.

Cuando caen las lluvias, muchas veces tienen que suspender las clases en el nivel 1, porque ahí “el techo se está cayendo” y el agua filtra por las paredes.

“Lo que es el taller de cocina, entra toda la humedad y se llena de hongos. En el nivel 2 la zinguería está mal hecha y no tenemos  manera de salir al baño porque se llueve todo”, dijo la docente y así exhibió una radiografía del problema que tiene a todos los padres muy preocupados.

“A esto tenemos que sumar las condiciones de las aulas, la electricidad que no están en condiciones”, agregó.

“Los techos hay que arreglarlos, las conexiones eléctricas están muy precarias. El año pasado se hizo un relevamiento y este también; pero las cosas se van agravando y se suman más cosas. Si hilamos más fino en cuestión de higiene y seguridad, si viene un inspector nos clausura la escuela mañana”, añadió.

La directora explicó que los pedidos de arreglo se vienen haciendo “desde hace tiempo”.

“Supuestamente se iban a comenzar con los trabajos en el mes de febrero porque en enero tuve una reunión con el responsable legal, el intendente Flores; allí se pautaron tiempos para comenzar la obra antes de empezar las clases”, relató Zavala.

Pero llegó el día del Aniversario 29°, y las promesas están incumplidas.

En el último tiempo, dos alumnos (uno de ellos con problemas de discapacidad motriz) sufrieron heridas al caerse en el patio; y eso porque el espacio de recreación que tienen “está lleno de cráteres”.

Zavala explicó que el 29 de abril los padres se reunieron y decidieron limpiar los terrenos lindantes; solicitaron una reunión con el intendente pero no la consiguieron. “Los papás de los tres niveles se pusieron manos a la obra y el 2 de mayo lo limpiamos. Como no tuvieron respuestas apelaron a la banca del vecino”, expresó.

Hasta el Concejo acompañaron directivos y docentes.

Allí se expuso una vez el problema, acordaron una reunión con el intendente y la realización de un informe. También se intentará conocer el monto específico que el Municipio recauda para el Mirlo, a partir del cobro de un impuesto: “Dentro de los impuestos municipales hay un porcentaje que es para la escuela”.

Al ser de gestión municipal, los fondos para su mantenimiento dependen de la Municipalidad, sin embargo las cuestiones curriculares y otras administrativas “se presentan” en Gestión Privada. “Hay un convenio en la mayoría de los cargos que cubre la provincia, hay un subsidio en los sueldos del 50%”, explicó la mujer.

La entidad está formada por docentes de educación  especial y un equipo técnico compuesto de terapistas, kinesiólogos, fonoaudiólogos, psicólogos y una trabajadora social. “Por eso decimos que el recurso humano está, las ganas están pero a veces no podemos seguir exponiendo a los chicos y a los docentes a situaciones de riesgo”, analizó.

“No tenemos otra escuela especial a 180 km a la redonda. Esa es una realidad y eso es lo que pretendemos que escuchen. Las familias no tienen otra opción, por eso la necesidad imperiosa de los arreglos”, remarcó la directora.

Otra del Valle

En la misma localidad, esta semana los alumnos de Rincón del Este reclamaron porque las instalaciones donde estudian no tienen calefacción.

Chicos de 4°, 5° y 6° año del secundario de la escuela María Palmira Cabral hicieron una sentada con carteles y frazadas.

Para exponer el problema, los chicos de 4°, 5° y 6° año del secundario de la escuela María Palmira Cabral se negaron a entrar a clases y e hicieron una sentada con carteles y frazadas. Plantearon también la falta de mantenimiento en todo el edificio.

Chicos de 4°, 5° y 6° año del secundario de la escuela María Palmira Cabral hicieron una sentada con carteles y frazadas.

Así trascendió que solo un aula tiene calefacción, porque en el resto los calefactores no funcionan. Se hicieron los reclamos anteriores ante el ministerio pero como no hubo reacciones, los jóvenes se expresaran de esta manera.

En Naschel

La Escuela Técnica “Elena Ossola de Horas” de Naschel, es otra de las instituciones que sufre el abandono del Estado.

Desde allí se escuchó el pedido desesperado para que alguien haga algo: ventanas sin vidrios y rotas, calefactores sin funcionar, filtraciones en los techos, baños inapropiados, paredes rajadas, humedad por todos lados.

El frío llegó con todo y las necesidades son urgentes.

Estado de la Escuela Técnica “Elena Ossola de Horas” de Naschel.

“Las ventanas rotas se pueden solucionar fácil pero el tema más importante es que el colegio tiene muchas aulas y solo funcionan 8 calefactores para las aulas más nuevas. En la parte del SUM y las aulas viejas no están funcionando porque están rotas, están viejas, algunos el año pasado explotaban asique se apagaron por seguridad”, contó la profesora Zully Chiavassa, en declaraciones al programa La Locomotora, por Radio Universidad.

Puntualizó que el edificio cuenta con más de 20 aulas porque “es una escuela técnica agropecuaria con sectores distribuidos alrededor del campo”.

Villa Mercedes

La Escuela Nº 431 “Ángela Nelly Chenau de Vecino”, ubicada en el barrio Jardín del Sur, en la ciudad de Villa Mercedes fue otra que expuso el problema.

Los techos rotos dificultaban el normal funcionamiento de las clases en una institución que cuenta con 800 estudiantes. El principal problema estaba centrado en las aulas del segundo piso donde las palomas encontraron su espacio para anidar, según confirmaron las mismas autoridades. Después que las fotos comenzaran a circular por las redes, las soluciones aparecieron desde el Gobierno.

Los techos rotos dificultaban el normal funcionamiento de las clases en la Escuela Nº 431 “Ángela Nelly Chenau de Vecino”.

Prometieron que iban a cambiar las chapas para darle una solución definitiva, y que por los trabajos se iba a invertir $1.850.000.

El 10 de mayo elchorrillero.com ponía a la luz que la Escuela Nº57 “Juan José Castelli”, ubicada en Puesto Balzora (un paraje dentro del departamento Ayacucho, en el norte provincial) llevaba un mes sin clases.

El motivo es la falta de maestro. Y como las respuestas no llegaron desde el ministerio de Educación, los padres decidieron que la situación comenzara a ser pública.

Pero que no haya docente no es la única inquietud, sino el estado en el que se encuentra el edificio: “deplorable”.

“Los baños no se pueden usar, deben echar agua con un balde, las puertas de la escuela no tienen cerradura, no hay personal de limpieza, ni un portero”, contó Alicia, la mamá de una alumna.

Seis días después se conoció otro caso: en Nahuel Mapá todavía el secundario es un sueño, y por motivos que nadie explicó los chicos de ese pueblo se quedaron sin el transporte que los lleve a Navia para poder escolarizarse.

Son 19 los chicos (egresados de la escuela primaria N°442 Profesora María Estela Funes de Gómez” de Nahuel Mapá) que para cursar el secundario tienen que viajar hasta Navia. Allí hay dos instituciones a la que asistían hasta el año pasado: la Escuela N°13 Fuerza Aérea Argentina (1°, 2° y 3° años) y a la Escuela Digital (4°, 5° y 6° años).

Pero el 2019 comenzó y el transporte que dependía del Municipio de Navia se cortó. Eso quiere decir que no pueden seguir viajando.

Lo único que les queda ahora es la promesa de que el secundario llegue al pueblo y no tengan que trasladarse 90 kilómetros por día.

Esos son solo algunos casos que confirman que en educación, todos deben esperar.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR