X

Un sospechoso en la causa por pornografía infantil desapareció y lo encontraron ahorcado

Se trata de un vecino de Cañuelas. La Policía entró a su casa el mismo día que llevó adelante un operativo en el chalet del pediatra del Hospital Garrahan.

La Policía entró a su casa el mismo día que llevó adelante un operativo en el chalet del pediatra del Hospital Garrahan.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 31/05/2019 14:17
PUBLICIDAD

Hace seis meses, el mismo día que allanaban la casa del médico pediatra Ricardo Russo en el marco de una investigación vinculada a la pornografía infantil, un operativo similar por la misma causa tenía lugar en la vivienda de un vecino de Vicente Casares, en Cañuelas. Su dueño, Martín Abad, desapareció después del allanamiento y lo encontraron ahorcado dos meses después.

El 22 de noviembre Gendarmería Nacional allanó el domicilio de Abad, otro de los sospechosos de haber intercambiado material con imágenes de menores en situaciones sexuales a partir de una investigación que se inició en Brasil. Secuestraron entonces seis pendrives, dos notebooks, tres netbooks y 350 CD, pero nunca se llegó a saber cuál era su contenido ni imputaron formalmente al hombre, que abandonó su domicilio en cuanto terminó el procedimiento publicó TN..

La familia de Abad sostuvo que escapó creyendo que lo buscaban por razones políticas, ya que en su Facebook solía publicar mensajes contra el gobierno nacional, publicó el portal Info Cañuelas. Tampoco se llegó a ordenar su detención porque lo encontraron muerto el 29 de enero a unos 15 kilómetros de su casa. Su cuerpo estaba a metros de su camioneta incendiada, pero llevaba encima sus documentos y su reloj. Tenía signos de haberse ahorcado.

“Estaba colgado de un árbol, con la ropa de trabajo (una camisa oscura con bandas refractantes), lo que facilitó su inmediata identificación. Además, tenía en su poder su reloj y toda documentación personal. A unos pasos se encontraba su camioneta incendiada. A priori se cree que no fue Abad quien la incendió, sino que el vehículo fue desmantelado poco a poco por delincuentes y luego prendido fuego para no dejar huellas”, detallaron fuentes policiales.

El allanamiento en la casa de Abad había sido ordenado por la jueza en lo Penal, Contravencional y de Faltas porteña María Alejandra Doti, la misma que ordenó la detención del médico pediatra Russo, quien hasta el martes, cuando lo detuvieron en el estacionamiento del Hospital Garrahan, se desempeñaba como jefe del Servicio de Inmunología y Reumatología de esa institución.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR