X

El infierno de Nelson Madaf: “Los Rodríguez Saá quieren olvidarse de este caso”

El periodista Ricardo Canaletti hizo un informe para El Trece sobre uno de los casos más conmocionantes ocurridos en la provincia. Recordó las torturas que padeció, los años de prisión por un crimen que no ocurrió, el momento en fue infectado con HIV y la responsabilidad del Gobierno provincial. “Cuesta creer que haya sido verdad, pero así fue”, dijo.

Ricardo Canaletti fue el encargado de hacer una crónica del caso que surgió en octubre de 1989.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 31/05/2019 21:50
PUBLICIDAD

Esta tarde el programa “El diario de Mariana”, que se emite por El Trece, reflejó una de las historias más fuerte que tuvo como escenario a San Luis, la de Nelson Madaf, un hombre que fue incriminado por una desaparición y un crimen que nunca sucedieron.

Ricardo Canaletti fue el encargado de hacer una crónica del caso que surgió en octubre de 1989. “Sucedió, cuesta creer que haya sido verdad, pero así fue. Una desaparición, un asesino y un relato en donde nada es lo que parece”, planteó el periodista.

Comenzó por el día en que se conocieron Díaz (15 años) y Madaf (17 años), luego de ser presentados por el hermano de él. “Muy tímidos los dos. Se gustan, se dicen nos podemos volver a ver. Llegan hasta la esquina de la casa de Claudia, se dan un beso. Para Nelson, ellos fueron novios durante media hora. Él se va, ella desapareció”, dijo Canaletti.

El tiempo pasaba y nada se sabía de la adolescente. Ya en 1991, “en San Luis ordenan desde la gobernación que resuelvan el caso de Claudia”. Ya habían transcurrido ocho años de Adolfo Rodríguez Saá en el gobierno.

“Como Nelson fue el último que la vio, van a su casa, entran a las patadas, lo golpean, tiran al piso, le ponen una rodilla en el pecho, una capucha, lo sacan, lo suben a una camioneta, lo meten a su vez a una bolsa y trasladan hasta el Río Quinto”, siguió contando el periodista en su segmento “Crónicas Canaletti”.

Enumeró las diversas torturas por las que debió atravesar Madaf, mientras los policías le preguntaban por el paradero de la joven.

“Lo atan a un motor con cadenas a la cintura y lo meten a una profundidad suficiente como para que le tape la cabeza, lo sumergían unos segundos, lo sacaban y lo volvían a hacer”; “le dejan al lado un revolver para que huyera y luego poder matarlo, Nelson estaba tan mal que se quedó ahí”; y “lo llevan a la División Investigaciones en donde le queman las rodillas con cigarrillo”, fueron algunos de los tormentos por las que pasó.

Canaletti mencionó también el momento que toma contacto con el entonces juez Néstor Ochoa: “Lo recibió, le dio una piña y le ordenó firmar una confesión falsa”.

Planteo que la principal hipótesis que circulaba por aquellos años era que Madaf la había dejado embarazada y después “la llevó a una partera para que le hicieran un aborto, allí ella murió”.

“En el `93 por orden de la gobernación había que resolver este caso. Lo que hicieron fue volver a detenerlo, era lo único que tenían. Lo golpean, llevan a Investigaciones, y con una aguja le traspasan las tetillas y lo cosen, con una pinza le arrancan los dedos de los pies y le quiebran las dos clavículas. Mientras tanto, por el dolor le van dando inyecciones con una aguja contaminada”, relató el periodista. Fue allí cuando Madaf fue infectado con VIH, puntualizó.

Seguidamente, detalló cuando “lo llevan hasta un bosque, lo suben a un árbol tres policías (uno daba las órdenes y dos las cumplían). Entonces un efectivo le pegaba hasta que lo recibía el otro, así estuvieron dos horas mientras le preguntaban por Claudia”.

El padecimiento no terminó. “Lo bajan y le dicen que cavara un pozo. No podía. Lo hace el policía, lo meten dentro hasta el cuello y de los pelos lo tiran para arriba”, sostuvo y añadió que pueden ser consideradas “torturas descriptas en el Martín Fierro”.

“Vuelve a Investigaciones. Lo sujetan entre dos, le abren la boca y con una botella rota le arrancan todos los dientes, después le echan lavandina”, fue otro de los hechos escalofriantes.

Fue entonces cuando Madaf optó por “confesar” que había cometido el crimen. Buscaron el cuerpo en diferentes lugares, hallaron huesos, que más tarde fueron adjudicados a animales.

Estuvo tres años preso por un supuesto crimen que nunca ocurrió. Fue liberado luego por falta de mérito. 35 kilos pesaba cuando volvió a su casa. Su familia también había sido víctima de diversas torturas.

La inocencia se comprobó nueve años más tarde, en febrero de 1998 Claudia Díaz apareció en Caucete, San Juan.

“En el ´97 ella (la madre de Díaz) recibe un llamado telefónico de una persona anónima que nunca se supo quien fue. Le dijo tu hija esta en Caucete, San Juan, andá a buscarla. La mujer no tenía elementos para movilizarse. Meses después, un amigo la lleva con su auto”, apuntó Canaletti.

“Estaba viva. Nunca había sufrido ningún crimen y ahí se abre el otro capítulo. Claudia el día que se da un beso con Nelson no entra a su casa, sigue, va hasta la ruta y un camionero la lleva hasta San Juan. Ella se fue”, agregó.

El periodista explicó que el motivo de la joven fue que era maltratada por su padre. “Algunos dicen que la abusaba. No se llegó a probar eso”, señaló. Díaz aseguró no saber que era buscada.

Por otra parte, hizo referencia a la demanda que Madaf hizo al Estado provincial por la que “solo recibió menos de $200 mil, en cuotas en 11 años”.

“No hay crimen y eso te pone la piel de gallina. Fue por la presión mediática y la del Gobierno de San Luis, que cada uno asuma su rol. El mismo año donde Adolfo (Rodríguez Saá) estaba en “Y… No C´, él de la instrucción para que resuelvan el caso de Claudia como sea”, cuestionó Canaletti.

En el segmento también mostró imágenes de Madaf de hace unos meses cuando le dieron el alta tras permanecer un año y medio internado por problemas en sus pulmones, donde también estuvo en coma farmacológico.

“Desde ese momento en adelante ya no fui más un hombre, me destruyeron”, fue una de las frases que Nelson le dijo a Canaletti hace unos años. “Su único pecado es que le gustaba una chica”, consideró.

Actualmente el único ingreso de Madaf es de $11 mil a través de una pensión por discapacidad.

Un móvil de El Trece que estuvo en San Luis agregó sobre Díaz que actualmente vive en la provincia, trabaja en el sector limpieza de un shopping, volvió a formar pareja y tiene cuatro hijos.

“Hay un funcionario público que intentó juntarlos porque Nelson quería volver a ver a Claudia. Ella prefirió no hacerlo. Intentaron acercarlos pero no pudieron”, manifestó.

Finalmente, Canaletti y todo el equipo del programa conducido por Fabbiani, criticaron a Adolfo y Alberto Rodríguez Saá.

Señalaron que “el Estado feudal de San Luis quiere olvidarse de este caso, no quiere saber nada del tema”. A su vez se lamentaron por el “abandono de persona” hacia Madaf.

“Esto pasa cuando no hay una justicia independiente, cuando hay una democracia de mala calidad”, concluyeron.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR