X

General Pacheco: una chica fue a atenderse a un hospital y denunció que fue abusada por el traumatólogo

El acusado tiene 30 años y sigue trabajando en el centro asistencial. La joven asegura que el sujeto, identificado como D´Alessandro, fingió revisarle las rodillas para terminar introduciendo uno de sus dedos en su vagina.

D´Alessandro, el traumatólogo acusado por abuso sexual, fue desplazado del hospital de manera preventiva.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 06/06/2019 15:45
PUBLICIDAD

Un nuevo caso de abuso sexual conmociona a la localidad de General Pacheco: una joven de 24 años denunció que un traumatólogo abusó de ella durante una consulta médica. El acusado, de 30 años y de apellido D´Alessandro, fue desplazado del hospital de manera preventiva.

De acuerdo a la denuncia, la víctima se tropezó con una bicicleta y sufrió algunas heridas el pasado 24 de mayo. Rápidamente fue al hospital Provincial Magdalena V. de Martínez a realizarse estudios.

Al comienzo de la consulta, el traumatólogo se comportó de manera normal. Sin embargo, al revisarle el estado de sus costillas y rodillas terminó introduciendo sus dedos en la vagina de la joven. “Me tocó y me preguntó si me molestaba”, dijo la joven.

“Cuando estábamos en el consultorio, aproveché para preguntarle si sabía de algún especialista de rodillas. Hice patín desde los 14 años y, a veces, me duelen. Me dijo que él era experto en el tema y se ofreció a revisarme. Luego, me preguntó si quería levantarme el pantalón o si prefería bajármelo”, relató.

“Tenía un jean y era imposible subirlo hasta las rodillas. Además, le comenté que hacía mucho frío en el lugar”, detalló Natalia. D´Alessandro le acercó una estufa eléctrica, se tiró al piso y la enchufó. Con una sonrisa, le dijo: “Mirá lo que hago por vos”.

La joven tomó el comentario como un chiste y se sacó el pantalón. “Me revisó normalmente las rodillas y me dijo que me iba a mandar a hacer una resonancia. Le pregunté si sabía si daban turnos muy espaciados para ese tipo de estudios y me pidió el número del celular, me dijo que me iba a mandar un mensaje para el turno. Le pasé mi celular, me pareció un buen gesto”, continuó el relato.

Luego, el médico le pidió que se acostara en la camilla. “Me dijo que me diera vuelta porque, supuestamente, el problema de las rodillas podía generar una dificultad en mi espalda. Me empezó a hacer masajes, me dijo que me relajara, me tocó la ingle y, sin mediar palabra, me tocó donde no debía, en la vagina. No podía creer lo que estaba pasando, me quedé en estado de shock, no pude siquiera reaccionar”, manifestó.

La víctima contó que le dejó en claro al médico su incomodidad. “Estaba juntando la fuerza para decirle algo e irme. No pude. Él notó gestos incómodos en mi rostro y me preguntó si me estaba doliendo. No pude decirle nada, no me salió ninguna palabra, me quedé inmóvil”.

El abuso duró media hora y todo llegó a su fin cuando al médico le sonó el celular. “Yo aproveché para decirle que tenía que irme. Me cambié rápido y al irme esta ‘persona’ tuvo el descaro de saludarme con un beso en la mejilla y guiarme el camino hasta la salida del hospital por otro lado”, concluyó.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR