X

Votos marcados: el fiscal pidió otra vez la indagatoria de una intendenta y tres dirigentes de R. Saá

La causa por maniobras de fraude en Nogolí por parte de funcionarios y punteros políticos del rodriguezaísmo, dio otro paso en la Justicia Federal. El ministerio Público solicitó que se llame a declarar a Claudia Pinelli.

Pinelli y Adolfo Rodríguez Saá.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 07/06/2019 02:54
PUBLICIDAD

El fiscal Cristian Rachid pidió una serie de medidas en la causa que se investiga la entrega de votos marcados de la lista de los hermanos Rodríguez Saá en 2017 para controlar a inscriptos de planes sociales. Ese mecanismo, según una denuncia, usó el oficialismo para determinar si concedía o mantenía el beneficio a decenas de personas después de las elecciones.

El ministerio Público apeló la falta de mérito de la actual intendenta de Nogolí, Claudia Pinelli y planteó que sea llamada de nuevo a indagatoria por compeler a cuatro electores. A los tres casos originales en los que ya la había involucrado, sumó un nuevo hecho como resultado de un allanamiento a la Municipalidad.

Pinelli y Alberto Rodríguez Saá.

La Fiscalía apeló todas las disposiciones del juez Juan Maqueda y está a la espera de la resolución de la Cámara.

En relación a la ex directora del Hospital, Silvia Quevedo que ya se encuentra procesada, promovió la ampliación de la indagatoria porque se detectó que otro elector fue presionado. Y que también comparezca Nancy Escudero.

En los requerimientos incluyó que se efectivice la indagatoria de Nicando Hilario Amieva, que no se presentó todavía por razones de salud.

Las maniobras fueron denunciadas por apoderados del Frente de Claudio Poggi un día antes de las elecciones del 22 de octubre. Después en el recuento aparecieron 65 boletas marcadas.

Pinelli, además de candidata a intendente era la interventora del Municipio y Quevedo estaba al frente del hospital local. Ambas eran funcionarias del Gobierno provincial.

Escudero y Amieva fueron mandados a distribuir las boletas marcadas con un código, conformado por una letra y un número, según la presentación. De esa manera podían controlar a los sufragantes.

La letra “P” correspondía al Plan de Inclusión Social, “M” a los merenderos, “PB” a Pañuelos Blancos y la “H” a Hospital, mientras que los números se relacionaban a la identidad de la persona que recibió el voto.

“Si votaba se le daría el plan y si no votaba no se la daría”, consideró Rachid al fundamentar en un primer momento las medidas.

 

 

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR