X

Bulnes: “Si me toca dirigir lo voy a hacer y basado en el espíritu de la universidad que dialoga”

Por Javier Mamy

Busca ser el próximo rector de la Universidad Nacional de San Luis por la lista 42 “Dinámica universitaria”. Accedió a una entrevista para conocer su visión para la UNSL y los diferentes vínculos a tejer en los próximos años.

Fernando Bulnes candidato a rector de la Universidad Nacional de San Luis por la lista 42 “Dinámica universitaria”.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 09/06/2019 22:41
PUBLICIDAD

¿Quién es Fernando Bulnes?

Soy hijo de una familia de trabajadores, nací en La Pampa. Mi mamá es una maestra que estudió acá en San Luis, con familia puntana, hasta que se casó y tuvo un solo hijo. Llegué a la UNSL en 1984, un momento muy particular que era la vuelta a la democracia, la universidad era maravillosa, había fervor de los estudiantes por elegir democráticamente. Me recibí de Licenciado en Física y después hice el doctorado, realicé posgrados en distintos lugares. Participé en congresos de diferentes ciudades del mundo. Desde 2010 al 2013 fui secretario de posgrado de la universidad y pude representarla en diferentes instituciones extranjeras. Soy un agradecido de la UNSL, que fue muy generosa conmigo y me dio la posibilidad de formarme. Un docente más que forma parte de proyectos de investigación desde más de 28 años.

¿Cómo evalúa la campaña?

Hemos venido charlando con colegas, no docentes y estudiantes, nos sentimos honrado, orgulloso y muy satisfecho de como ha sido la campaña. Recorrimos la universidad más de una vez por las diferentes sedes. Hemos visitado la mayor cantidad posible de colegas, de aulas, con estudiantes de laboratorios. Seguramente algún lugar nos faltó llegar, pero hemos visitado todos los lugares, todas las partes de la universidad. Fue enriquecedor, positivo, hemos tomado mucho mate y café.

Fernando Bulnes junto a Ariel Ochoa, su compañero en la fórmula.

Calificó la elección como histórica por la oportunidad que se presenta, ¿Hay interés de la comunidad universitaria de poder elegir a sus representantes?

Hay interés. Hemos recibido muchas inquietudes, diferencias, nos preguntan mucho por los demás lugares que hemos visitado. Se está viviendo la elección con mucha expectativa con muchas ganas, entusiasmo, y sobre todo cuando hablamos con los estudiantes le recalcamos la importancia de poder elegir. Y también les decimos brevemente que no siempre ha sucedido en la historia de nuestro país que las autoridades pudieran elegir a sus autoridades y esto que estamos viviendo es algo que tienen que apropiarse.

En este acto está presente algo que es una impronta de la universidad que es la Reforma de 1918 y este es el momento donde podemos hacer docencia con los

estudiantes, porque es el momento donde aparece en todos los espacios de la universidad.

Si hiciera una foto de la universidad en la actualidad, ¿Cómo cree que deja la UNSL el actual rector Nieto Quintas?

No creo que me corresponda a mí evaluar la gestión de un rector anterior, soy muy respetuoso en ese sentido. Es una gestión que está finalizando y el propio rector hará un balance de cómo ha resultado su gobierno.

La universidad es un organismo vivo, por eso hemos utilizado el nombre de Dinámica para nuestra fórmula, va cambiando y se debe adecuar, aggiornarse, a la realidad tecnológica, nuevos conceptos y cambios de la sociedad, que va evolucionando. La universidad de los próximos tres años es otra a la de los anteriores tres años.

Consideramos que estamos un poco atrasados con los planes de carrera, programas académicos, porque fueron aprobados hace 20 años o más y en algunas disciplinas un programa así es algo antiguo.

Es necesaria una revisión académica y debe hacerse con el consenso de toda la comunidad, con una activa participación de los estudiantes. Debemos adecuar los programas a la vida actual.

Contando con los elementos tecnológicos para dictar las clases, al equipamiento de los laboratorios, pero adecuándose a la realidad.

¿Bajo qué ejes principales se maneja la plataforma de gobierno de Dinámica Universitaria?

Uno puede tener miradas en distintos sentidos de una misma situación, nosotros podemos estar muy orgulloso de construir espacios nuevos y si uno los genera, busca cómo ubicar la gente, es una mirada. La otra es pensar en las personas, la comunidad universitaria, y en qué espacios necesitan, poder desarrollar su trabajo con comodidad y en plenitud. Para eso hace falta algo importante que es el diálogo, la participación activa de todos los sectores en las decisiones que toma la gestión; ese es un eje muy importante.

Nos plantemos derrumbar algo que ha sido muy perjudicial para nosotros que es la fragmentación de la universidad en sus distintas partes. Hoy en día, las facultades funcionan de manera independiente una de otra, no tienen interacción, desaprovechamos un trabajo interdisciplinar enorme y sin lugar a dudas debemos volver a revisar y planificar.

Y en materia infraestructura, ¿Cuál es su sueño, qué avances podría lograr?

A la universidad la veo desde el punto de vista académico, es una institución educativa, nuestra mirada y pilares son los académicos. No tengo dudas que hay que invertir en aulas y en particular en las grandes, porque hay carreras con gran número de estudiantes, porque tienen clases en espacio que no son diseñados para eso, los docentes deben hacer esfuerzos enormes, donde la voz no se escucha.

Estamos muy atrasados, con cañones que superan los 7 años, que funcionan pero que fueron superados ampliamente por la tecnología.

Lo mismo pasa con el equipamiento que utilizan los docentes y hace que ellos mismos lleven los equipos para dar clases.

Otro aspecto importantísimo es la Biblioteca, que es el corazón de la universidad. Tenemos la central en San Luis, pero también en las sedes de Villa Mercedes y Merlo. Necesitan una inversión importante porque quedaron un poco chicas para el desarrollo de las actividades, porque no solo es un depósito de libros, pero es más que eso. Debe tener salas de uso común y en eso se está trabajando, para que los estudiantes puedan reunirse, donde charlar, trabajar en equipo.

Y otro punto donde también vamos a invertir fuertemente es el Comedor Universitario. Según nos informaron, incluso el rector en el Consejo Superior, están comiendo más de 2000 personas por día pero las instalaciones no son adecuadas porque vemos cola que va hasta la esquina y da vuelta.

El comedor es el mismo desde que yo vine a San Luis en 1984, la universidad ha crecido y no se han hecho inversiones en los espacios para servir la comida. Vamos a ampliarlo y mejorar el servicio de ventanilla, porque a través de una sola no se puede recibir tanta gente y es una tarea sobrecargada para el trabajador.

¿De qué manera se pueden administrar los recursos para realizar esas obras?

Alguna de las cosas que mencioné se puede construir con recursos propios y al menos una parte de ella con una administración eficiente. Pero también hay canales por los cuales uno puede solicitar fondos específicos, partidas especiales, como programas de la Secretaría de Políticas Universitarias, del gobierno nacional.

¿Y por qué cree que no se ha hecho, porque no hubo buena administración o por decisión política?

Se han hecho obras en la universidad, eso no lo voy a discutir. Se han construido laboratorios, se han ampliado sectores administrativos, se han adquirido predios, por lo que ha invertido en infraestructura como parte de sus propios recursos y otros con partidas especiales. La decisión de qué impulsar, en qué orden y con qué prioridad sí es una decisión de la gestión, que yo respeto.

La universidad de hace seis años no es la misma de la de hoy. Hay cosas que van surgiendo con la evolución de la institución. La inversión en la biblioteca, yo creo, que debió hacerse antes, porque la considero fundamental para la vida universitaria y es parte esencial de su infraestructura. Esta es una visión mía que los otros pueden no compartir.

¿Cómo hará para consensuar un mayor equilibrio en el presupuesto de la universidad?

A través de nuestra plataforma que fuimos desarrollando vemos que forma parte de uno de nuestros ejes, de proponer una gestión colaborativa, donde participen activamente las facultades y los departamentos. Como decano, las facultades tenemos un presupuesto muy ajustado que no nos permite desarrollar nuestras propias políticas. Cuando hablamos de autonomía no sólo se refiere a la vinculación frente a otras instituciones sino también dentro de universidad con las facultades.

Las decisiones en lo que hace a las carreras y lo disciplinar atañe a las facultades y ellas acuden a los departamentos, por lo que debemos permitirle que dispongan de fondos y de capacidad de inversión.

El presupuesto debe ser debatido seriamente y acordar con las facultades y departamentos. No deberían ser decisiones arbitrarias desde la gestión de la universidad, viendo desde abajo cuáles son las inversiones que se hacen y que pueden afectar tanto a la vida académica de las facultades. No es que vamos a pasar por encima al Consejo Superior.

¿Cómo piensa usted, en caso de resultar ganador, que puede ser la relación con el Gobierno provincial?

Nuestra propuesta, con el doctor Ariel Ochoa, está totalmente desligada a cualquier campaña ya sea a nivel provincial como nacional y por eso iniciamos nuestra campaña que nuestro partido es el de la Universidad Nacional de San Luis.

Cuando algunos nos preguntaban nuestra vinculación con fuerzas políticas fuera de la universidad les respondía que no. Las personas que colaboran con nosotros, que participan y discuten, son todas relacionadas con diferentes partidos políticos.

La universidad tiene una dinámica diferente a la de los partidos, es diferente.

Si ganamos, estamos confiados que va a suceder así, estamos totalmente dispuestos a trabajar con los gobiernos locales, provincial y nacional, en forma respetuosa, coordinada para inmiscuirnos en temas políticos para aportar a San Luis, porque somos una universidad nacional pero la de San Luis y nos debemos a este desarrollo y progreso de la provincia y de la región. Aportar a la sociedad con nuestros egresados, laboratorios, la capacidad de desarrollar investigación sobre distintos temas.

Además debemos llevarlo por toda América Latina, porque tenemos una gran cantidad de relaciones que nos caracterizan con otros países. No deberíamos estar en contra de otras diferencias políticas que no hagan a la vida universitaria.

¿Cómo enfrenta la elección, tiene fuerzas el poder ser el próximo rector de la UNSL? ¿Qué probabilidades tiene?

Tanto mi compañero de fórmula como yo somos docentes. Tengo 30 años de antigüedad como docente, estoy casado, tengo hijos y somos una familia más de colegas y miembros de la comunidad universitaria. Mi primer trabajo formal fue como docente en la universidad y desde ahí pasé por todos los escalones.

Mi vida es la de un profe más de la universidad. En este momento estoy en el rol de decano y como candidato a rector, pero soy docente. Si gano las elecciones con muchísimo orgullo vamos a hacernos cargo de la gestión, nos sentimos preparados, nos formamos durante más de 30 años, es lo que sabemos hacer, aprendimos lo suficiente.

Si me toca dirigir lo voy a hacer y basado en el espíritu de la universidad que dialoga, que se sustenta de los claustros, que escucha a los colegas. Los cambios que se produzcan deben ser con el consenso de la comunidad universitaria.

Y en caso que me toque no ganar, no hay nada grave en eso porque soy profesor, tengo mucho trabajo como docente, me encanta dar clases de Física del Estado Sólido en la carrera Licenciatura en Física. Nunca dejé de hacerlo, porque aún con la posibilidad de estar de licencia nunca tomé la decisión de dejarlo, porque es mi vocación.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR