X

Inédita operación en el país permitió separar a dos hermanos siameses

Durante 9 horas, 44 médicos, entre ellos urólogos, anestesistas, cardiólogos y cirujanos plásticos participaron de la histórica operación. Los nenes, de 9 meses, ya se recuperan en su casa.

Los nenes, de 9 meses, ya se recuperan en su casa.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 15/07/2019 13:15
PUBLICIDAD

Un total de 44 médicos realizaron en la Fundación Hospitalaria, en el barrio porteño de Núñez, la primera separación en la historia argentina de siameses unidos por genitales, sistema urinario y aparato digestivo.

La operación se realizó el pasado 22 de junio y de la misma participaron urólogos, anestesistas, cardiólogos y cirujanos plásticos, entre otros profesionales.

Los pacientes fueron Gianluca y Santino, dos bebes de 9 meses que nacieron como siameses isquiópagos unidos por periné, por lo que el caso era de alta complejidad.

Los médicos debieron hacer antes una prueba con muñecos que duró cerca de dos horas y en la cual practicaron todos los pasos de la cirugía.

Luego llegó el momento de realizar la intervención real, en la que los especialistas debieron separar los aparatos digestivos y urinarios de los menores, pero cuidando de conservar los músculos y respetar la anatomía de cada uno de los dos hermanos publicó el sitio FiloNews.

Según trascendió, la familia de Gianluca y Santino llegó a este centro de salud cuando la madre de los niños fue informada, un año atrás, que protagonizaba un embarazo de alto riesgo porque sus hijos estaban “unidos por la pelvis”.

La obra social de los padres los derivó a este lugar, donde un equipo interdisciplinario atendió el caso y siguió la evolución de los bebés hasta el momento de la separación.

Luego de la intervención, los hermanos estuvieron 10 días internados hasta que les dieron el alta y volvieron con sus padres a su casa.

Alejandra Lafont, jefa del Servicio de Pediatría, le explicó al diario Clarín que “el post quirúrgico fue bastante sencillo, lo más difícil y complejo ya había ocurrido”.

“Hoy podemos verlos separados, jugando, sonriendo, relacionándose y sintiendo el cuerpo de una manera diferente”, celebró la médica.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR