X

Cacace: “Los puntanos deben preguntarse si quieren volver al pasado o avanzamos hacia el futuro”

Es precandidato a diputado Nacional por Juntos por el Cambio, el único Frente en el que habrá internas el domingo 11.

Precandidato a diputado Nacional, Alejandro Cacace.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 08/08/2019 21:08
PUBLICIDAD

El actual presidente del interbloque de Diputados de San Luis Unido, Alejandro Cacace lidera la lista 502 A. Lo acompaña Eugenia Gallardo.

Alberto Arancibia Rodríguez y Patricia Alegre son los suplentes.

En las PASO disputarán la representación del Frente con Bartolomé Abdala y Betiana Ponce. Los ganadores irán a la general de octubre por Juntos por el Cambio que impulsa la fórmula Mauricio Macri-Miguel Pichetto.

-¿Cómo está la Argentina hoy con relación a la década que gobernó el kirchnerismo?

-Mucho mejor. Primero porque estamos terminando con toda la corrupción de la década kirchnerista, que se generaba a través de los sobreprecios en la obra pública, los pagos de sobornos, los bolsos que volaban y el despilfarro de los recursos del Estado.

En ese tiempo trabajé en la Auditoría General de la Nación y pude ver las irregularidades administrativas y cómo se manejaba el dinero del Estado. Se pudo ver cómo la corrupción mata con la tragedia de Once. Recomendamos hacer las reformas y no la hacían porque así se llevaban la plata de la corrupción. Eso tiene consecuencias porque cuando hay corrupción hay menos escuelas, menos hospitales, menos obra pública, por eso ahora se puede hacer mucha obra pública en las provincias y organizar los recursos. Se administra mejor.

Fue una década de pelearnos con el mundo, de mala relación. A partir de esa concepción el país no tuvo oportunidades comerciales, hubo una economía cerrada. Estamos cambiando y hemos mejorado institucionalmente.

Hoy damos señales de una economía más abierta, integrada con el mundo. Por eso es que no queremos volver al pasado sino ir al futuro, para adelante.

-¿Qué está pendiente?

-Muchas cosas, sobre todo resolver la economía cotidiana de la familia. Se prometió que se iba a resolver la inflación y la verdad el tema de los precios de los productos es muy grave. Para los ciudadanos en la Argentina es caro comprar alimentos, ropa, electrónica, motos, autos, lo que sea.

Eso tiene que ver mucho con el alto componente impositivo que hay en los productos. En los alimentos es de un 40% y en autos el 55 %, por ejemplo.

El Gobierno lanzó el Plan 0km y vio que bajando los impuestos temporariamente las ventas se disparaban. Eso es bueno.

La rebaja de impuestos al consumo alienta la producción.

Tenemos que bajar el IVA y los impuestos al trabajo porque desalientan la contratación de trabajadores. Son cosas que hay que ir revisando.

-¿Qué se viene en la Argentina después de diciembre si gana Juntos por el Cambio?

-Bajar la presión impositiva que es una larga deuda. Avanzaremos por un camino que conduce a favorecer a las pymes, generando alivio fiscal y eliminando trabas burocráticas para impulsar la contratación de trabajadores, en definitiva generar las condiciones para que puedan producir. Hay una cultura de generar requerimientos desde el Estado que en la práctica se convierten en trabas al comercio y a quien quiere producir. Eso es lo que tenemos que cambiar.

Al bajar la presión fiscal se dejará de ahogar la economía y se favorecerá la producción.

-¿Es difícil pedir el voto para el Gobierno nacional en esta coyuntura?

-No, sucede que hay una sociedad muy dividida con un alto grado de confrontación por los temas políticos, la famosa grieta.

Hay sectores que tienen altísima adhesión al Gobierno y otros no, entonces diría que es muy fácil pedir el voto, pero muy difícil por el lado de la confrontación.

También es cierto que conversamos con muchos ciudadanos que han votado con anterioridad al Gobierno y están desencantados. Sin embargo, a medida que profundizamos en el diálogo ven que ir para atrás no es una opción.

Entienden que el camino no es ir para atrás porque eso nos llevaría a estar peor.

-¿Cómo está la Provincia en relación a la calidad institucional y la situación financiera?

-Tenemos un problema muy grave en la Provincia porque nos están llevando a un empobrecimiento. San Luis pierde crecientemente empleo industrial, mucho más que el país. El trabajo lo reemplazamos con empleo público, con planes sociales, pero el punto es que esto pone mucha presión fiscal sobre las finanzas públicas. Dejamos de hacer obra pública y cayó drásticamente el empleo en la construcción. Hoy hay la mitad de puestos de trabajo de los que había hace cuatro años cuando arrancó el actual Gobierno provincial.

En algún momento San Luis tuvo 50% del presupuesto destinado a gastos de capital, se hicieron viviendas, rutas y diques. Hoy la obra pública está paralizada.

Desde luego que es necesaria la solución asistencial para cubrir los ingresos de quienes menos tienen, pero si no buscamos revertir ese proceso generando desarrollo, es decir no solo pensar en una política asistencial sino en una que genere crecimiento, estamos destinados al empobrecimiento y quebrar fiscalmente San Luis.

El Gobierno provincial debe pensar en el futuro, es decir cómo hacer que San Luis se desarrolle. Se nota porque se eliminó el ministerio de Industria y dejó de trabajar con la producción, el campo y la agroindustria. No tenemos planes de turismo y tampoco para las economías regionales. Hay mucho foco asistencial para gobernar, pero no una política para el desarrollo, lo que más falta nos hace.

-¿A qué atribuye que Alberto Rodríguez Saá se autorija en un dirigente antimacrista?

-El oficialismo provincial en San Luis siempre eligió como una estrategia política la confrontación del Gobierno nacional. Ya lo hizo durante el kirchnerismo y lo hace ahora con Macri.

Puede tener algún rédito desde lo táctico, desde lo electoral, pero me parece que a la Provincia no le sirve. A largo plazo por el desarrollo de San Luis necesitamos vincularnos con el Gobierno federal para aprovechar de sus beneficios y lograr que lleguen más obras. Permitiría solucionar de manera más ágil el tema de los fondos nacionales.

Para los sanluiseños no es bueno. A la gente no le interesa que los políticos se estén pelando, sino que trabajen para solucionar los problemas.

Promover las economías regionales, el turismo, la agroindustria, las energías renovables, los biocombustibles y la industria del conocimiento, son temas que debemos concebir como políticas de estado. Hay que tirar todos para el mismo lado porque no sirven las divisiones.

Siempre cito a modo de ejemplo la reactivación del tren. Hay inversores chinos que comprometieron su participación, pero si hay ruido entre los gobiernos las inversiones no llegan.

-El Gobierno provincial responsabiliza a la Nación por los problemas que hay en San Luis. Sostiene que de la lucha contra narcotráfico, el transporte, de generar empleo debe ocuparse Macri…

-El Gobierno provincial actúa de esa manera, pero es una irresponsabilidad. Todas las provincias acordaron que iban a financiar los servicios de jurisdicción local a partir de los recursos extras que iban recibiendo. En 2015 San Luis recibió $10 mil millones en coparticipación, hoy recibe $30 mil millones. Se les pidió a los gobernadores que a partir de ese dinero adicional que llega, se hicieran cargo de subsidiar los servicios de luz y de transporte, que son servicios provinciales.

Es como que los gobernadores agarraron la plata y después no trabajaron estos servicios. Dijeron ‘podemos echarle la culpa a Macri’, pero desprotegieron a los ciudadanos contando con los recursos para hacerlo.

Uno imagina que el Gobierno actuará con responsabilidad sabiendo que cuenta con más recursos para hacerlo. En materia de empleo es obvio que hay una política económica nacional que condiciona, pero San Luis pierde mucho más empleo industrial que el resto del país. No puede a partir de eso el Gobierno provincial decir que ‘se haga cargo Macri’ y no implementar ninguna política sabiendo que tiene más recursos.

 -¿Qué hace Rodríguez Saá con ese dinero?

-Ha crecido muchísimo el gasto corriente. Antes San Luis debió haber sido la provincia que menos destinaba a personal y en 2018 afectó más del 80% del presupuesto en empleo público y planes. El gasto en el año electoral (2017) fue de $3.600 millones, el año pasado llegó a $6.600 millones y va a pasar más de $9 mil millones en 2019.

Se hace cada vez más y se pierde la visión de largo plazo. El Estado debe generar infraestructura productiva, obras, infraestructura urbana básica en los pueblos. No se hizo ni una de las redes de distribución de gas que estaban prevista en el presupuesto, que serían importantes para que los usuarios accedan a mayor calidad de vida.

-Usted dice que no será un delegado de Macri en el Congreso. ¿Qué significa?

-Ha pasado que quienes responden a un oficialismo son delegados del gobernante ya sea provincial o nacional.

Claramente ese no es mi caso, me han visto como he trabajado en la Legislatura todos estos años. Participo en el espacio Juntos por el Cambio, apoyo y tengo un vínculo con el presidente Macri que aprovecharé para generar acciones para San Luis y traer los beneficios del Gobierno federal a los sanluiseños. No voy a representar en el Congreso al presidente, sino a los sanluiseños.

-¿Puede enunciar las principales propuestas?

-Claramente trabajar en el desarrollo de San Luis. Traer más obras de infraestructura a la provincia, fortalecer nuestra posición en el Corredor Bioceánico, reactivar el ferrocarril y tomar todas las medidas que sirvan para estimular nuestras economías regionales.

-¿Qué aporta Eugenia Gallardo a la lista de Juntos por el Cambio?

-Mucho. Tiene una vastísima experiencia en la función pública con un perfil de gestión muy interesante. Hace que no solo concibamos nuestra tarea como una gestión de los intereses de los sanluiseños, sino que ayuda a trabajar desde esa perspectiva.

Juntos vamos a trabajar desde el Congreso para poder vincular a San Luis con los programas nacionales, cosa que ella viene haciendo y muy efectivamente. La experiencia de trabajo desde las instituciones, la gestión pública y como formadora de emprendedores, le otorgan una visión muy importante para trabajar con las pymes.

-¿Qué deben tener en cuenta los puntanos a la hora de votar?

Lo primero es preguntarse qué país quieren para el futuro; volver al pasado con la corrupción, la economía cerrada o ir para adelante, a partir de instituciones serias y una economía abierta, integrada al mundo.

En segundo lugar, pensar que hace falta una representación independiente del Gobierno provincial.  Contar con un representante vinculado al Gobierno nacional implica traer beneficios.

Finalmente mirar a todos los candidatos y ver quién se ha preparado y es más capaz para representarlos.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre:

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR