X

San Luis: lo imputaron por abusar sexualmente de su sobrina de tres añitos

El hecho fue denunciado en 2017 por la madre de la menor. Y recién esta semana se conoció la resolución en contra del tío paterno de la pequeña, a quien la Justicia llamó para notificarlo de la medida el mes próximo. El relato de la víctima en la Cámara Gesell fue contundente para el magistrado que entendió en la causa.

La jueza Palacios citó al imputado para el 4 de septiembre y notificarlo personalmente.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 29/08/2019 09:22
PUBLICIDAD

De acuerdo con la denuncia formulada por la madre (primero en la Comisaría 39º de la ciudad de San Luis y más tarde ratificada en sede judicial) entre el 23 y 24 de agosto de 2017 en una vivienda del barrio Cerro de la Cruz, su hija fue víctima de abusos por parte de su tío (el hermano de quien era su pareja en ese momento).

Dos años después, precisamente este lunes 26 de agosto se conoció el procesamiento emitido por la jueza Virginia Palacios, de Gonzalo López Camino Kall por el delito de “abuso sexual con acceso carnal”.

De la documentación se desprende que “el ataque sexual” sucedió en el baño de la casa, cuando el hombre bañaba a su sobrina, de por entonces 3 años y medio.

La madre expuso en la Policía que el 26 de agosto su hija le manifestó que sentía dolor en la zona de sus genitales, e inclusive le relató que “su tío le había pasado jabón y que por eso le dolía”. Esa situación motivó revisiones médicas que terminaron de comprobar la existencia de abusos.

Con el avance de la investigación, la Justicia consideró que la declaración de la nena en Cámara Gesell “se pronunció en términos contestes a los vertidos por su madre enfatizando en cuanto al ultraje con acceso carnal vía anal utilizando un elemento tipo jabón por parte del denunciado”.

Ante los psicólogos (a los que asistió de manera particular y en sede judicial), la nena fue “explícita” y advirtió “la presunta conducta abusiva” que ejerció el tío sobre ella.

“Reúne criterios suficientes de credibilidad narrativa, arrojando resultados positivos”, expresa como conclusión la prueba de Cámara Gesell efectuada a la nena.

En el dictamen, la jueza estableció audiencia para el 4 de septiembre con el imputado, donde se comunicará la resolución: “Si no comparece va a ser convocado por la fuerza pública”, contó en declaraciones a elchorrillero.com, el abogado de la víctima, Héctor Andina.

También destacó que durante el tiempo que pasó, el acusado ya fue citado a declarar, y cuando lo hizo se abstuvo: siempre estuvo en libertad.

A la hora de explicar por qué pasaron dos años para que se conociera el procesamiento, Andina lo atribuyó a cuestiones efectuadas por la defensa del acusado: “Ha usado todos los elementos que existen vigentes a los fines apelar cada una de las decisiones y de las etapas. Artilugios legales para dilatar el proceso”.

“La vivencia que narra la niña en el dispositivo y la evaluación posterior pericial a través de las pruebas psicológicas evidencian la impronta psíquica de una vivencia de tipo traumática, resultando factible la hipótesis de abuso sexual (…)”, fundamentó una de las especialistas en su análisis.

La menor “fue clara en todo momento en cuanto a que su tío de modo violento le hizo doler su cola y su zona genital con el jabón, que le dijo que le dolía y que el imputado a pesar de ello en ningún momento se detuvo”, plantea en una parte el escrito que sustenta el auto de procesamiento.

El abogado explicó que el hermano del acusado no es padre biológico de la nena, pero “la reconoció” como suya y por eso le puso su apellido. Por lo tanto si bien no hay ningún vínculo sanguíneo entre el acusado y la víctima, existe “una situación de cuidado sobre el menor”, que se presenta como un atenuante.

A raíz de esto, Andina indicó que ya se hicieron los trámites para que a través del Juzgado de Familia se le quite el apellido del hombre a la pequeña.

“No solo son los dichos de la mamá sino que todo esto tiene un respaldo jurídico, el más importante es el de la Cámara Gesell donde la nena dijo todo. La jueza valoró estos elementos que se fundamentaron en los dichos de los profesionales donde todos fueron contestes de que el hecho existió y de que el sujeto que lo provocó está determinado”, expresó el defensor.

Al mismo tiempo opinó que en esta etapa de semiplena prueba ante la comisión de un delito, “hay que valorar las posibilidades de que el procesado se dé a la fuga”. Analizando estas cuestiones será decisión de la jueza si corresponde o no mandarlo al implicado con prisión preventiva a la cárcel, el 4 de septiembre cuando lo reciba en audiencia.

“Hay un delito penado que puede superar los 6 años, entonces hay un riesgo de fuga, porque el acusado lo ha demostrado al oponerse tantas veces a los procesos”, añadió.

La familia que defiende Andina solo busca por estas horas que el proceso llegue “lo antes posible a la Cámara”, para que sea a través del juicio que se determine la culpabilidad o no del acusado como también que queden dilucidadas, si es que existieron, las responsabilidades de otras personas.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR