X

Los fieles se preparan para participar de la misa solemne en honor a Santa Rosa de Lima

La celebración central será presidida por el obispo Pedro Martínez Perea. Como cada año, la localidad que lleva el mismo nombre de la primera santa latinoamericana agradecerá “por todos los dones recibidos durante el año”.

Foto: Jorge Vilchez
El obispo de la provincia, Pedro Martínez Perea presidirá la celebración.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 30/08/2019 12:28
PUBLICIDAD

Este viernes el pueblo de Santa Rosa del Conlara vivirá las celebraciones de la fiesta patronal. Como cada año, cientos de fieles de distintas ciudades se congregarán para honrarla en el acto de fe que conforma la tradición católica de la localidad.

A las 11 se ofició la Solemne Misa “en acción de gracias por todos los dones recibidos durante el año”. Y a las 16:30 se hará la Procesión Solemne. A las 17:30 se concretará la celebración central: la Solemne Santa Misa Patronal. El obispo de la provincia, Pedro Martínez Perea presidirá la celebración.

Fue canonizada por el Papa Clemente X en 1671 y se convirtió en la primera Santa de América.

“Tiempo de gracia y misericordia: dar gracias por peregrinar en la Iglesia”, reza el mensaje de convocatoria a la jornada.

Santa Rosa de Lima, patrona de América Latina

Nació el 20 de abril de 1586, en la Ciudad de los Reyes (Perú); falleció a los 31 años un 24 de agosto de 1617. Se llamaba Isabel Flores de Oliva, pero su madre comenzó a llamarla Rosa en analogía a que su rostro lucía sonrosado, con una belleza particular.

Desde temprana edad hizo el voto de virginidad y consagró su vida a Dios, de hecho ingresó a la Tercera Orden Dominicana para practicar las virtudes. En ese sentido ella no fue religiosa, sino laica.

Santa Rosa y la tormenta

En 1561 en el puerto El Callao, el corsario holandés Joris Van Silbergen intentó saquear las arcas del Virreinato del Perú, por lo que la ciudad planificó una resistencia.

Entre los habitantes que se alistaron para frenar el ataque, se encontraba Santa Rosa. En ese momento empezó a rezar a la Virgen del Rosario y mientras los piratas holandeses estaban por desembarcar, se levantó una tormenta intensa que evitó la invasión.

Por ello los limeños adjudicaron los hechos como un milagro de Santa Rosa. La noticia se expandió entre todos los católicos y con los años fue el fundamento principal para su canonización.

Desde esa historia surgió la relación con la tormenta que se espera a fines se agosto.

Santa Rosa falleció el 24 de agosto de 1617, a los 31 años. Fue sepultada en el claustro del Convento de los Dominicos y en 1619 en la capilla Santa Catalina de Siena.

Fue canonizada por el Papa Clemente X en 1671 y se convirtió en la primera Santa de América.

Si bien su fiesta se celebra en la Iglesia Universal el 23 de agosto, el Episcopado Argentino y otros organismos de América, fueron autorizados por la Santa Sede para celebrar el 30 de agosto, que es la fecha tradicional del continente.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR