X

Comenzó el juicio oral contra un baqueano de Merlo acusado de abusar a 2 hermanas

Los hechos fueron denunciados en 2016. El Tribunal Penal de Concarán dará su veredicto el próximo 25 de septiembre.

Prensa Judicial
Las víctimas son 2 jóvenes hermanas, de 15 y 18 años de edad al momento de la presentación en tribunales (18 y 21 años en la actualidad).
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 18/09/2019 21:48
PUBLICIDAD

En la mañana de este miércoles, inició el debate oral contra R.M.P., un guía turístico de la Villa de Merlo, procesado por 2 hechos de abuso sexual con acceso carnal.

Las víctimas son 2 jóvenes hermanas, de 15 y 18 años de edad al momento de la presentación en tribunales (18 y 21 años en la actualidad).

Ambos expedientes datan de los últimos meses de 2016, aunque, según obra en las respectivas denuncias, los ultrajes habrían comenzado años atrás.

El acusado es un reconocido baqueano de la zona, amigo de la familia de las víctimas y compañero de trabajo del tío materno de éstas, motivo por el cual, varios testigos refirieron durante la instrucción judicial que el hombre frecuentaba el hogar de las niñas casi a diario, informó la oficina de prensa judicial.

Primera denuncia por abuso

La primera presentación por abuso, ingresó al Juzgado de Instrucción Penal del Departamento Junín en septiembre de 2016, y fue realizada por la madre de las damnificadas, en representación de su hija de 15 años.

Según relató la mujer, la menor le confesó que R.M.P. abusaba de ella desde que tenía 12 años, obligándola en ocasiones a mantener relaciones sexuales y amenazándola con un arma de fuego para que no le revelara a nadie lo que sucedía.

Realizada la Cámara Gesell, y luego de distintas tareas investigativas, se ordenó la detención del acusado para la indagatoria. Éste se abstuvo a declarar en la primera audiencia, ofreciendo su versión de los hechos 8 días después, cuando se cumplió el plazo de prórroga solicitado por sus defensores.

El hombre negó todo el contenido de la denuncia, desde los presuntos abusos, sus visitas al domicilio de las menores y el hecho de poseer arma de fuego (la que, según comentó, había vendido meses atrás para pagar una cirugía en una de sus rodillas).

Reunidas las pruebas necesarias para resolver la situación procesal del detenido, en relación a los abusos cometidos en perjuicio de la adolescente de 15 años, el juez ordenó el procesamiento de R.M.P. por considerarlo presunto autor del delito de abuso sexual agravado con acceso carnal (Art. 119, 3° párrafo, del Código Penal Argentino), y su traslado al Complejo Penitenciario N° 1 de la ciudad de San Luis.

El Fiscal solicitó para el encartado la pena de 12 años de prisión.

Segunda denuncia

Poco tiempo después, el imputado sumó otra acusación por abuso sexual.

La denunciante era una joven de 18 años, hermana de la adolescente de 15; quién declaró ante la justicia haber sido víctima de los ultrajes de R.M.P. desde que tenía 8 o 9 años.

Según lo descripto por la chica, el acusado utilizó la misma dinámica que con su hermana: la sometió bajo amenazas, portando un arma de fuego. Y refirió que tales vejámenes continuaron hasta sus 13 o 14 años de edad.

Practicada la entrevista psicológico-psiquiátrica a la joven, se ordenó el llamado a indagatoria del acusado en virtud de lo prescripto por el Art. 119 párrafo 3ro y 4to, incisos a) y d) del Código Penal (Abuso sexual con acceso carnal, agravado por haber provocado un grave daño en la salud mental de la víctima y por haber sido cometido con armas), cargo por el que posteriormente fue procesado.

No obstante, el Magistrado interviniente continuó incorporando elementos de prueba al expediente, como la declaración de los familiares de la damnificada, las conclusiones de la pericia psicológica-psiquiátrica practicada al imputado, entre otros; los que fueron considerados por el fiscal para solicitar, en esta segunda causa, una pena de 16 años de cárcel para R.M.P.

Juicio oral

La primera audiencia del debate, se desarrolló esta mañana en la Cámara de Apelaciones con asiento en Concarán.

Las jóvenes damnificadas son representadas por los abogados Diana Bernal y Emanuel Curi.

Por su parte, Orlando Villegas y Cándido Assat, ejercen la defensa técnica del acusado; y en representación del ministerio Público interviene el Fiscal de Cámara, Néstor Zudaire.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR